Rise of Nightmares - Xbox 360

Rise of Nightmares

Juego para Xbox 360
Análisis crítico de Rise of Nightmares, un juego excelente de Acción y aventura de Sega. Por José Carlos Fernández Jurado, auténtico experto en videojuegos

    Análisis Rise of the Nightmares - Xbox 360 (Kinect)

    Análisis Rise of the Nightmares - Xbox 360 (Kinect)
    por el Clasificación global: #853 Clasificación en Xbox 360: #223Juego de Acción y aventura Juego recomendado para mayores de 18 años
  • Una pesadilla para disfrutar en primera persona
    El secuestro de nuestra mujer en un viaje en tren por una siniestra región de CentroEuropa sirve de excusa argumental a Rise of the Nightmares, la nueva apuesta de SEGA para Kinect y el juego más adulto (y completo en experiencia para un sólo jugador) que hemos visto en el sistema. Monstruos de ultratumba, laboratorios llenos de trampas, litros de sangre y gore... Una pesadilla, pero de las divertidas.

    Uno de los mayores logros de Rise of the Nightmares es su sistema de control; si bien podemos avanzar automáticamente y convertir la aventura en un juego practicamente on-rails, SEGA se ha sacado de la manga una ingeniosa mecánica que nos permite movernos, correr y retroceder con facilidad.



    La idea es utilizar un giro de hombros para controlar la dirección en la que se mueve nuestro personaje, y adelantar la pierna para que empiece a andar (y mantenerla para que corra). Este sistema funciona bastante bien (y lo mejor es acostumbrarnos cuanto antes, ya que el sistema de movimiento automático no puede utilizarse siempre) y nos da libertad a la hora de explorar o avanzar. Pronto nos veremos las caras con abobinaciones, y llegará el momento de luchar, poniendo nuestros brazos en posición de combate (como si boxeáramos), y con la posibilidad de detener los golpes enemigos cubriéndonos. Para un FPS o juego de acción frenético puede resultar demasiado forzado y lento, pero para un survival horror funciona muy bien, y nos hace sentirnos más expuestos y vulnerables.

    Otro punto interesante son las armas; contamos con todo un arsenal, desde los típicos cuchillos y bates a pócimas explosivas, tijeras de podar o una sierra mecánica, cdada una con manejo distinto, y sus propios combos. Las armas también se van gastando o rompiendo con el uso, y aunque al principio es un poco molesto quedarnos desarmados en momentos clave, luego entendemos que es más divertido así; la fórmula de estar cambiando continuamente de armas hace la experiencia más divertida e interesante, y nos impide estar abusando siempre de un arma concreta. Sin entrar en spoilers hay que destacar que al avanzar en la aventura conseguiremos un arma especial que nos permitirá disparar energía, lo que supone refrescar la mecánica de juego, y al avanzar más hay otro cambio similar... De esta forma no se llega a caer nunca en la monotonía.



    En cualquiera de sus modos de dificultad, Rise of the Nightmares no es un juego difícil, porque la vida se nos regenera como en muchos FPS, simplemente si estamos unos segundos sin que nos golpeen... Y teniendo en cuenta la baja IA de los enemigos no cuesta demasiado retroceder. Sólo en algún enemigo final y en los últimos capítulos tendremos que esforzarnos.

    Además de para movernos y el combate, Kinect nos servirá para solucionar algunos puzles; para ello tenemos que activar primero un menú extendiendo la mano, luego llevarla hasta el punto de la pantalla en el que queremos interactuar, y luego realizar la acción concreta. Esto funcionaría muy bien si no fuera por lo repetitivo que se hace; es, por ejemplo, el sistema para abrir puertas (que podemos abrir con su tirador o dando una patada), y vamos a utilizarlo muuuuuuuuchas veces. En otros momentos del juego se nos pedirá que realicemos acciones concretas: tirar de una palanca, nadar... Estas acciones están puestas para multiplicar la inmersión en el juego, y realmente no hay que conseguir una precisión en el movimiento a realizar; Kinect nos la va a dar por buena haciendo prácticamente cualquier cosa, y eso, sin ser malo, puede quitarle tensión al asunto. De esta forma, los eventos se convierten en poco más que un trámite (como mucho, si tienen tiempo, en una prueba de reflejos).



    Terminar la aventura nos llevará alrededor de 10 horas (dependiendo de nuestra habilidad/velocidad y, sobre todo, interés por explorar, ya que si abusamos del movimiento automático y vamos a saco pueden algunas menos), y además de esconder cintas con grabaciones de otros supervivientes que nos explicarán mejor la trama del juego - una peli mala de serie Z, aunque tienen precisamente ese encanto: monstruos que vuelven a la vida, científicos locos, torturas inhumanas... - el juego nos ofrece rejugabilidad con un nuevo nivel de dificultad extra, y un capítulo desbloqueable una vez terminada la aventura. Aquí tendremos que dar el todo por el todo y luchar contra hordas de enemigos, tanto que nos puede servir para quemar calorías (hay un contador, como si fuera un juego de fitness o baile).

    Técnicamente nos encontramos con un apartado gráfico bastante flojo, con modelados muy básicos para los escenarios y justitos para los enemigos; unas texturas muy mejorables, animaciones un poco robóticas, IA francamente mejorable... Microsoft confesó que hacía falta sacrificar un poco de potencia de cálculo en los juegos de Kinect, pero hablamos de un juego que, controlado por mando, podría pasar por uno de los primeros juegos de la generación (poco más que un juego de Wii en alta). Afortunadamente no hay problemas técnicos importantes con el motor de juego, y la experiencia, aunque justita gráficamente, es sólida.
    El apartado sonoro tampoco brilla en ningún aspecto (la banda sonora se limita a ambientar, y las voces y gritos están en inglés, y no pasan del correcto).



    Por último, destacar que Rise of the Nightmares nos llega con los textos traducidos al castellano, haciendo la experienci más asequible a nuevos jugadores que quieran experimentar con Kinect.
  • Entretenimiento y duración
    8
    Terminar la aventura principal nos llevará 8-10 horas (dependiendo de nuestro afán exploratorio), y hay extras interesantes para explorar, como cintas de audio que nos van explicando el misterio. Una vez completado desbloquearemos un modo de dificultad adicional y un acto extra, con 3 niveles llenos de acción que son lo más duro del juego (aunque aquí podemos quemar calorías, y el juego nos las cuenta). La acción no decae en toda la aventura, principalmente gracias a sutiles cambios en la mecánica de juego
  • Control y opciones de juego
    7
    Con nuestro cuerpo como única herramienta, SEGA ha creado un original sistema de movimiento en primera persona, que además de investigar nos permite pelear utilizando distintas armas; la mecánica no funciona del todo mal, aunque acaba resultando monótona (se repiten muchos pasos, como abrir puertas) y muchos jugadores acabarán tirando del movimiento automático (que convierte el juego en un on-rails). A pesar del interés por sorprender al jugador, falta emoción en algunas zonas de juego y reto en los combates
  • Creatividad e innovación
    9
    La mayor fortaleza de la propuesta de SEGA es apostar por el público más adulto de Kinect, y ofrecerles una aventura completa, intensa y bien rematada, no una simple recopilación de minijuegos. Es cierto que la historia es completamente serie B (tirando a Z), pero hay algunos giros realmente sorprendentes en los últimos capítulos. También hay que reconocer el mérito de implementar un sistema de control completo y exprimir el potencial de Kinect
  • Gráficos, sonidos, IA
    6
    El punto más débil de Rise of the Nightmares es su simplón acabado gráfico; no sabemos si han influido las limitaciones de Kinect, si SEGA ha rescatado algún proyecto que tenía entre manos para Wii o si es simple pereza del equipo de programación... Pero podría pasar por un título de X360 de primera hornada. El doblaje en inglés es correcto, y nos llega con textos en castellano. El reconocimiento de Kinect, como ya hemos dicho, muy logrado... Aunque con algún truco
Conclusión
SEGA nos ha sorprendido, y nos ha hecho pasar un buen mal-rato con Rise of the Nightmares; es cierto que la propuesta arrastra fallos importantes (gráficos y jugables), pero la experiencia en líneas generales es divertida y muy inmersiva. Rise of the Nightmares no justifica la compra de Kinect, pero si ya lo tienes y te atrae la propuesta, sí que se merece una oportunidad.
Puntúa este juego
13 votos en total
Tu nota:
8.77
Datos de Rise of Nightmares
  • Fecha de lanzamiento
    en España el 09 de Septiembre de 2011 (para Xbox 360)
  • Comprar Rise of Nightmares
    Precio de Rise of Nightmares para Xbox 360
    Compara los precios de Rise of Nightmares para todas consolas y PC. Apoya a Ultimagame comprando Rise of Nightmares a través de los siguientes enlaces y obtén los mejores precios y descuentos
    Vídeos
    ¿Terror... O diversión en estado puro?
    Vídeo de ¿Terror... O diversión en estado puro?
    Descubre lo que nos espera en este pequeño avance de la acción