Assassin's Creed Mirage

Juego para PC, PlayStation 4, Xbox One, PlayStation 5 y Xbox Series X
Aquí podrás encontrar todos los detalles sobre Opinión: Vuelta a los orígenes de Assassin's Creed Mirage, cómodamente recopilados y ordenados en un único sitio.

Opinión: Vuelta a los orígenes de Assassin's Creed Mirage

Llevamos 15 años de una de las sagas más importantes de la actualidad, al menos para Ubisoft. Desde su lanzamiento original en 2007 hemos tenido muchas entregas, y aunque han habido altibajos es indudable que estamos ante una de las más exitosas en cuanto a número de ventas, con más de doscientos millones de copias en todo el mundo. Poco falta para la nueva entrega de 2023, Mirage, pero como siempre pasa en estos casos parece que no todo el mundo está contento con lo que se nos viene encima.



De dónde venimos: El comienzo de la saga


Aún recuerdo la primera vez que vimos una imagen de Assassin's Creed. Corría el E3 de 2006 y muchos pudimos verlo por primera vez como uno de los juegos que haría que PS3 estuviese un paso por delante de Xbox 360, con muchos personajes en pantalla con los que interactuar y una calidad asombrosa imposible en las consolas de anterior generación. Muchas de las promesas se cumplieron hasta que finalmente Ubisoft decidió lanzarlo a la par en ambas consolas, PS3 y 360, y en general con mejor acabado técnico en la consola de Microsoft. Era (y es) un juego de mundo abierto predominantemente de sigilo en el que su protagonista iba realizando misiones en las que tenía cierta libertad para acabar con sus objetivos y que contaba con el típico sistema de mejora de personaje gracias a nuevas habilidades que se iban adquiriendo con la experiencia.



Este juego contaba con muchos detalles que lo hacían diferente, con un sistema de colisiones revolucionario para la época, una IA mucho más depurada, mucha libertad para hacer las acciones y misiones, y una nueva forma de abordar la infiltración y el sigilo que se alejaba de los grandes clásicos del género como los vistos en las sagas de Metal Gear (Konami) y Splinter Cell (también de Ubisoft). Algunos problemas técnicos, una versión inferior para la consola de Sony y una jugabilidad un tanto repetitiva hicieron que muchos no se lanzaran a por él de cabeza, aunque contaba con un protagonista, nuestro querido Ezio Auditore, que podía perfectamente paliar todos estos defectos y hacernos querer jugarlo de principio a fin.

El cambio a... ¿mejor?: Haciendo un Assassin diferente


La saga fue evolucionando haciéndola ligeramente diferente, añadiendo nuevos elementos y más tipos de misiones y opciones de juego para crear una segunda y tercera entrega con una jugabilidad a prueba de bombas. La cuarta entrega seguía de cerca estas mecánicas pero se le empezaron a añadir algunos elementos, como la exploración y guerras en barco, que ya empezaron a no gustar a sus fans más acérrimos, y que a pesar de seguir apoyando estos productos, incluso por encima de los anteriores, ya empezaban a no tener opiniones tan positivas, sin contar con el cambio de protagonista de la trilogía original que eso nunca es bien recibido por su fanbase.



Estos cambios fueron a más hasta que en 2017 decidieron hacer un cambio bastante radical con su siguiente entrega, Origins, que aunque conserva su ambientación y tipo de personajes, fue llevado al terreno de los action-rpg de mundo abierto que por la época era uno de los géneros predominantes en el mercado. El resultado gustó a muchos que lo apoyaron en las listas de ventas con más de diez millones de copias vendidas, mientras que sus fans más fieles lo rechazaron de pleno al verlo un juego más comercial que abandonaba sus raíces sin tanto rigor histórico y abandonando las mecánicas de sigilo que tanto gustaban a sus fans originales. A Origin le han seguido otros dos juegos de corte muy similar con ambientaciones bien diferentes pero unidos entre sí como una trilogía que puede jugarse por separado pero que se disfrutará más en conjunto por esos pequeños detalles y lo que se nos cuenta de sus auténticos protagonistas.



Y ahora, en 2023, vamos a tener una nueva entrega con Mirage, e Ubisoft afirma que vamos a tener una experiencia similar a las primeras entregas, que se ha desarrollado por un equipo relativamente pequeño, y que promete contar con muchos elementos y guiños a los juegos más clásicos, y otra vez tenemos lío entre los que quieren conservar las mecánicas de las últimas tres entregas (el Origins junto con Odyssey y Valhalla, y los que piensan que desde la tercera (o cuarta) entrega de la saga Assassin's no vale nada y tienen sus radares puestos en Mirage para ver si cumple con sus expectativas.

De vuelta a lo de siempre: Si una entrega de una saga no funciona es que hay que cambiarla


El caso es que no estamos en nada nuevo. La inmensa mayoría de las sagas de videojuegos conocidas con más tiempo en el mercado se han reinventado con el paso del tiempo, algunas con más fortuna que otras. Por ejemplo, una sagas como Resident Evil abandonó su enfoque de survival horror porque los siguientes títulos de la saga (a partir del 5) dejaron de vender, a parte de que en este caso concreto su creador, Shinji Mikami, abandonó su desarrollo por desavenencias con la compañía y esta no supo qué hacer con ella y no le dieron a su público lo que quería. En estas ocasiones suele ser el mercado quien marca lo que tiene que hacer la compañía, como ha pasado tantas otras veces en los que si un género funciona es porque "todo el mundo quiere jugar a eso", y vemos clones de Dark Souls, Zelda, o Call of Duty por nombrar algunos hasta en la sopa con sagas que poco o nada tienen que ver con ello.



A veces este tipo de cambios radicales acaban recibiendo el apoyo masivo por parte de sus fans con sus reinvenciones, en este caso con Resident Evil 4, y que además se ganaron a un buen puñado de nuevos adeptos a los que sus nuevas mecánicas y estéticas sí que les resultaban mucho más atrayentes. Con el paso del tiempo, como ahora en 2023 y durante los últimos años, nos hemos visto inmersos en un renacer de muchas de las mecánicas y estilos de juego más clásicos, vintage o "retros" por parte principalmente de los más jóvenes, pero también de gente con más años que echa de menos lo que jugaba hace ya unos cuantos años y que se lanza de cabeza a todo lo que lleva alguna de esas etiquetas, y que en muchas ocasiones son engañados por los cantos de sirenas de las compañías y sus respectivos departamentos de marketing.

El caso concreto: La saga Assassin's Creed



Para no divagar mucho, la saga Assassin's Creed ha conseguido vender más de doscientos millones de unidades de todos sus juegos, un hito alcanzado en septiembre de 2022 y que probablemente haya seguido creciendo durante los meses siguientes. Si nos fijamos en los datos de venta exclusivamente, diríamos que al público general parece que le interesan más las últimas entregas de la saga, y esto es así porque a día de hoy el juego más vendido dentro de la franquicia es el hasta el momento último lanzado al mercado, Valhalla, y que ha superado las veinte millones de unidades en todo el mundo en todas sus versiones. Aún así, las primeras entregas también mantuvieron el tipo hasta que Ubisoft se planteó este cambio que mencionamos anteriormente, y también es por lo mal que fue una de las entregas concretas, Syndicate, que sin llegar a ser malo ya vino precedido de uno de los juegos con más fallos en su lanzamiento de la época y que de alguna forma puso a su público en su contra como fue Unity. Veamos los datos con los que contamos de las entregas principales de la saga:

- Valhalla (2020): +20 millones
- Odyssey (2018): +10 millones
- Origins (2017): +10 millones
- Syndicate (2015): ~6 millones
- Unity (2014): +10 millones
- IV Black Flag (2013): +15 millones
- III (2012): +12 millones
- Revelations (2011): +7 millones
- Brotherhoods (2010): +7,2 millones
- II (2009): ~9 millones
- I (2007): +8 millones



Es llamativo el dato de que los dos juegos con mejores ventas de toda la saga han sido dos juegos que coincidieron con el lanzamiento de dos nuevas generaciones de consolas, y de cuyo marketing se encargaron las compañías responsables de dicho lanzamiento. Black Flag era uno de los buques insignias de PS4 en su lanzamiento, y fue promocionado por la propia Sony que se encargaba de decir que el juego estaba disponible junto con su PS4, lo que para muchos no entendidos significa que es un juego exclusivo (que sabemos que no, pero la gente lo piensa así). Exactamente igual ocurre con Valhalla pero en Xbox Series, y que la propia Microsoft se encargaba de vender a bombo y platillo como un juego muy mejorado en su consola hasta su lanzamiento, y que también era sencillo ver a muchos fans preguntar si también estaba en PS5 o era exclusivo. Curiosamente en este último caso, Sony le ha acabado robando la cartera a Microsoft y haciendo que este juego esté disponible en PlayStation Plus y gracias a un acuerdo con la compañía japonesa no lo esté aún en Game Pass (que lo estará con el tiempo, todo llega). Un ejemplo más de lo que mencionamos antes de "el poder del marketing".



Como digo, el lanzamiento de Syndicate fue el detonante para Ubisoft de que "el cambio era necesario", ya que si a pesar de que un juego como Unity tuviese tantos fallos técnicos venda mucho más puede significar (repito, para Ubisoft) que la gente está cansada de sus mecánicas de juego, de la saga o de sus personajes, por lo que hay que cambiar radicalmente de tercio. Obviamente hay mucho más que estudiar en este caso, como haber quemado a su público con un lanzamiento anual de corte similar durante muchos años o la falta de innovación en cada una de las entregas, hechos que hicieron que su público lo abandonase por completo y que, incluso a día de hoy, considere que la saga desde el tercero haya perdido su esencia. El hecho de que Black Flag haya sido el segundo más vendido es lo que ha llevado a la compañía a realizar un juego de piratas (Skull and Bones) y que a día de hoy tiene un futuro más que incierto.

Nuestra opinión: Renovarse está bien, pero...


Esta es una situación que hemos visto muchas veces. En muchas compañías hay mucha gente que desconoce cómo leer el mercado, y se basa en la interacción directa con el público que le compra juegos sin prestar atención a lo que piensan los que anteriormente compraron. También hemos visto otros ejemplos de cómo una compañía piensa que lo que su público quiere es lo que más vende aunque los géneros, ambientaciones, arte, acabado técnico, desarrollo o mecánicas de juego no tengan nada que ver. Es realmente complicado acertar con los movimientos que se hacen, máxime cuando hay tanto dinero de por medio en el desarrollo de un juego y su posterior promoción. Si le preguntas al fan de los primeros juegos te dirán que van a prestar atención a Mirage si, de verdad, es como los primeros, y si le preguntas a los fans de Valhalla es probable que te digan que como la última trilogía es como deberían haber seguido haciendo los demás. También conozco ejemplos de gente fan de la saga que se va a comprar de cabeza la última entrega sin importarle nada todo esto, y otros que están tan quemados que les da igual lo que hagan y van a pasar de ella, o esperar a que baje de precio o esté en el Pass o el Plus.



En mi caso concreto, al ser fan de los videojuegos en general siempre me han gustado los juegos de rol de acción y también los juegos de sigilo, aunque los segundos prefiero compartirlos con los amigos y jugar en cooperativo. He llegado a una edad (cerca de los cincuenta y lo dejo ahí) en el que los juegos de mundo abierto empiezan a cansarme por su longitud, especialmente porque tienes que repetir una y otra vez el mismo tipo de misión solo que con personajes y situaciones diferentes, y también llega a aburrir. Juegos como Breath of the Wild o Elden Ring nos han demostrado que se puede hacer de otra forma, y aún así también siguen de cerca este planteamiento de repetición. En el caso de Assassin's diría que estoy a medio camino de ambos, ya que me interesan mucho más la historia, desarrollo y la forma de abordar la historia y mitología de la última trilogía, especialmente sus DLCs, pero sigo prefiriendo más las mecánicas de sigilo de las primeras entregas y no tanto mundo abierto en busca y captura de coleccionables y mecánicas en los que los combates son más ir buscando la zona donde los personajes tienen el "numerito" encima de la cabeza similar al tuyo.



Creo que con Mirage se ha intentado hacer a medio camino de ambos estilos, abandonando las zonas de niveles, el mapeado gigante, y la acción tan directa de los últimos pero añadiendo guiños para estos también, así como creando más sigilo y exploración pero añadiendo una narrativa más similar a las últimas entregas. El resultado puede ir más a caballo entre el 3 y el 4 o incluso el Unity sin llegar a ser tan Assassin's 1 u 2, por lo que puede ser un buen Assassin's, pero viendo lo dividido que está el público actual es más que probable que no llegue a contentar a nadie. Y es que hay que tener en cuenta que es absolutamente imposible hacer un juego a medida de todos los jugadores. Assassin's Creed Mirage es un experimento por parte de Ubisoft no solo a nivel de juego, sino también el haber contado con un equipo de desarrollo más pequeño que de anteriores entregas, lo que muy probablemente también se note en el nivel de detalle, pero que puede marcar los siguientes pasos de la compañía en otras de sus muchas franquicias. Personalmente soy de los que está interesado en ver lo que han hecho, y que lo probaré tan pronto me dejen hacerlo para ver si de verdad las esperanzas depositadas en él han sido justificadas. Espero que sí.
Sé el primero en dar tu opinión
Esta noticia aún no tiene comentarios
Vídeos
Tráiler de anuncio (subtítulos en español)
Vídeo de Tráiler de anuncio (subtítulos en español)
Escenas cinemáticas
Comprar Assassin's Creed Mirage
Precio de Assassin's Creed Mirage para PC, PS4, One, PS5 y Xbox SX
Compara los precios de Assassin's Creed Mirage para todas consolas y PC. Apoya a Ultimagame comprando Assassin's Creed Mirage a través de los siguientes enlaces y obtén los mejores precios y descuentos