CHORUS - PC, PS4, One, PS5, Xbox SX y  Stadia

CHORUS

Juego para PC, PlayStation 4, Xbox One, PlayStation 5, Xbox Series X y Google Stadia
Análisis crítico de CHORUS, un juego épico de Shoot'em Up de Fishlabs. Por José M. Martínez, auténtico experto en videojuegos
CHORUS
8.50

Análisis Chorus - Sin duda uno de los tapados del 2021 que deberías probar si eres fan de los shoot?em up en 3D o los simuladores de combate espacial

Análisis Chorus - Sin duda uno de los tapados del 2021 que deberías probar si eres fan de los shoot?em up en 3D o los simuladores de combate espacial
por José M. Martínez (@elderlas)
Reseña de CHORUS publicada el Clasificación global: #354 Clasificación en PlayStation 5: #26 Clasificación en PC: #110 Clasificación en Xbox Series X: #17 Clasificación en PlayStation 4: #100 Clasificación en Xbox One: #59Estilo de juego: Shoot'em Up Juego recomendado para mayores de 16 años
  • Entretenimiento y duración
    9
    Dos son los elementos principales para que Chorus nos mantenga enganchados desde el primer minuto hasta el último. Como digo, ha resultado ser toda una sorpresa agradable de la que no esperaba mucho. Siendo aficionado a los simuladores de combate espacial pero no demasiado a los shoot?em up de naves, aquí encuentro una estupenda mezcla que se combina a las mil maravillas gracias a su protagonista, Nara, su IA, y a toda a historia que se nos va desgranando conforme vamos realizando misiones. Conoceremos a la resistencia por dentro, a los malos del Círculo (quizás el nombre no haya sido lo más acertado aunque tenga sentido), a los Sin Rostro, y a un montón de personajes que no solo están ahí para hacernos cumplir la misión de turno, sino que tienen sus profundidad. El problema que podemos encontrar con ellos es que para ir conociéndola mejor tendremos que hacer decenas de misiones secundarias, y muchas de ellas hay que explorar mucho por el mundo abierto para saber más, pero sigue mereciendo la pena por lo divertido de su desarrollo.

    Precisamente, el segundo punto que nos enganchará del juego es este, el sistema de combate. Parte de la base de cualquier shoot?em up que conozcamos, con una nave que ir mejorando, y a la que podremos ponerle un montón de piezas según nuestros propios gustos, cada una con sus características positivas y negativas que debemos sopesar. Los poderes de Nara le dan ese toque original que nos permite explorar el universo a nuestro alrededor, soltar descargas a las naves enemigas para quitarles el escudo, o hacer pequeños teletransportes automáticos detrás de las naves enemigas, y que deberían quizás haber sido usados en mayor extensión, pero que aún así le dan un toque fresco y original a muchas misiones. También cuenta con algo de combate táctico, muy poquito, pero lo suficiente para resultar accesible y divertido. Contamos con tres tipos de armas ideales para diferentes propósitos, con misiles para acabar con las torretas enemigas, láseres para debilitar los escudos de las naves que lo tienen, y ametralladoras para arrasar con todo lo que se ponga por delante. La combinación de estos tres y nuestros poderes, además de la opción para reparar la nave cada ciertos segundos, dan ese componente táctico a los enfrentamientos que no suelen tener los juegos de corte similar.

    En cuanto a su duración, depende mucho de lo que queramos echarle. Chorus cuenta con un hilo argumental principal de unas diez horas de juego, pero también tiene cientos (literalmente) de misiones secundarias que podremos hacer o pasar de ellas, y que nos irán saltando conforme exploremos el mapa. Se puede pasar perfectamente si quieres irte de cabeza a la historia principal, pero la mayoría son las que nos aportan mejoras en armamento y protección, además de las mejoras de nuestros propios poderes (los ritos). Una duración estimada podrían ser de catorce a quince horas para el jugador medio, más si quieres hacer más misiones o quieres sacarle los logros (cincuenta misiones secundarias te dan uno por ejemplo).
  • Control y opciones de juego
    8
    Me han gustado muchas cosas de su sistema de control y de las opciones de juego, pero también le he echado en falta algunas otras. Como digo, el planteamiento me ha resultado muy original, combinando elementos de juegos de mundo abierto, con shoot?em up, simuladores de combate espacial, e incluso juego de superhéroes. El sistema de combate se podría considerar como táctico, que es la denominación que se le da hoy en día para definir que cada tipo de nave debe ser derrotada de una forma diferente. Quizás el problema es que no lo es lo suficiente, además de que no hay tantas clases distintas, porque aunque sí que las hay, la mayoría se derrota de la misma forma. La combinación entre nuestros ritos o poderes, y el uso de las tres armas diferentes que tenemos, es lo que consigue que las derrotemos, pero a diferencia de otros juegos más complejos como DOOM Eternal (lo comparo por lo de combate táctico, no porque se parezcan lo más mínimo), no hay suficiente variación. Eso hace que los combates sean, en su mayoría, relativamente sencillos y sin demasiada complejidad, aunque eso es después de haberle echado unas cuantas horas a su sistema de control, que también tiene algunos problemas.

    Una de las opciones que vamos a aprender durante los primeros minutos de juego es poder girar la nave en la dirección que queramos sin cambiar la dirección de la misma, y esta misma definición es la que personalmente me tuvo atrancado un rato por no entenderla, siendo muy sencilla de explicar. Básicamente, si nuestra nave va hacia adelante a toda velocidad, puedes mantener pulsado el botón de hombro izquierdo (L1) y la nave girará sin cambiar su trayectoria, lo que nos permite seguir la misma dirección pero apuntar en cualquier parte, ideal para ir hacia delante y disparar a las naves que están a nuestra espalda. Algo tan tonto como esto, y que además cuenta con su propio tutorial, me tuvo un buen rato hasta poder entenderlo, incluso frustrado, porque el concepto no estaba claro y porque no entendía lo que quería decir. La forma de explicarlo no tiene, al menos para mí, ningún sentido, ya que nos dice que se usa para disparar lateralmente a más de un objetivo a la vez, explicación que te deja a dos velas ya que su uso es poder disparar en cualquier dirección sin cambiar la trayectoria de la nave. Como digo, llegó a frustrarme algo así hasta que lo entendí, siendo un gran ejemplo de ?tutorial que confunde más que ayudar?.

    En cuanto a las opciones de juego, tampoco parece que se haya querido tirar la casa por la ventana. Modo campaña para un jugador, sin opciones de cooperativo ni multijugador de ninguna clase. No es que sea un juego de bajo coste, ni mucho menos, pero sí que se nota que la compañía ha intentado abarcar algo demasiado pretencioso sin, quizás, la experiencia adecuada. El resultado es muy bueno como digo, pero un juego como este pide a gritos un cooperativo, opciones de apoyo con un segundo jugador, incluso en la misma nave para disparos secundarios, o incluso un pequeño multijugador competitivo para poder competir en medio de asteroides o similar. Es de esa clase de juegos que los juegas una vez, lo disfrutas, y lo olvidas porque, además, no es demasiado largo en duración.
  • Creatividad e innovación
    9
    Personalmente no había jugado a ningún juego como Chorus. Soy un gran aficionado a los simuladores de combate espacial desde el lanzamiento de Wing Commander original, y aunque también me atraía el más clásico de todos, Elite, nunca llegué a echarle el guante. Todo lo que salió al mercado tras el juego de Origins (con ese fantástico eslógan de ?We Create Worlds) era devorado con ansia, y hasta me llegué a gastar mi buen dinero en un espectacular mando de simulación para disfrutarlo aún más. Con el paso de los años no se han visto buenos juegos de este género, por ser también un poco cansino lo que podemos hacer con ellos, y quizás la mejor experiencia reciente esté en Star Wars: Squadrons, que sigue de cerca a los clásicos sin innovar demasiado la fórmula. Ahora llegan los chicos de Fishlabs, que también tienen experiencia en el género, y se han atrevido con algo que se aleja de los cánones del género para meterse más en lo que podría denominarse un shoot?em up de corte clásico en 3D con toques modernos, creando un juego como Resogun, Ikaruga, Starblood Arena o Geometry Wars al que se le da una nueva vuelta de tuerca para creando algo diferente y original.

    Añadir a un juego de estas características un desarrollo de mundo abierto ya es lo suficientemente llamativo como para prestarle atención, ya que la mayoría de juegos de corte similar tienen un desarrollo lineal. Aquí será una misión principal la que nos guía por cada uno de los lugares a visitar mientras decenas de misiones secundarias se generan a nuestro alrededor, algunas aleatorias y otras más trabajadas. Podemos pasar de estas, pero al igual que otros juegos de tipo sandbox, si lo hacemos no mejoraremos nuestra nave lo suficiente como para tener garantías de éxito al final del juego. La perspectiva también es diferente, teniendo una desde detrás de nuestra nave, estilo Resogun, que lo aleja de los mencionados simuladores de combate espacial y de todas sus mecánicas. Sin embargo, lo más fresco y original está en su historia, su narrativa, la protagonista del juego y sus posibilidades, y su compañero inseparable.

    Por un lado, todo este universo se ha trabajado muchísimo para poder crear una franquicia (IP) lo suficientemente atractiva como para mantenernos enganchados y poder crear más juegos a su alrededor, con sus malos, su resistencia, unos seres antiguos con poderes, o más elementos que iremos conociendo poco a poco. No resulta compleja en ningún momento, y lo que averiguamos de ella nos gusta, nos engancha, y nos hace querer saber más. Nuestra protagonista, Nara, es la típica heroína que ha estado haciendo las cosas mal hasta que se da cuenta y se vuelve buena, pero también tiene una gran personalidad, y su relación con la IA de su nave (hasta ahí puedo leer) es muy humana, convirtiéndo a esta en uno de los mejores personajes secundarios vistos en este tipo de juegos. Además de las mejoras de armas típicas de todos los shoot?em up, Nara también tiene sus propios poderes especiales, los ritos, de los que iremos conociendo más en el transcurso de la historia, y que también le otorgan un elemento original e, incluso, innovador, por no ser los típicos poderes que se usan de vez en cuando. Aquí hay enemigos a los que hay que vencer usándolos, o zonas que no se pueden explorar si no es con ellos, aunque también se deberían haber usado más intensivamente, y que quizás por ser el primero de los juegos de esta saga no se ha hecho para no agobiar. Todo el conjunto resulta fresco, a pesar de ser un juego de mundo abierto, de esos que ya estamos casi cansados de jugar, pero que en Chorus se ha combinado a las mil maravillas para mantenernos enganchados hasta el final.
  • Gráficos, sonidos, IA
    8
    Lo primero decir que la versión analizada es la de PS5, en la que se nota además que corre con muchísima soltura, sin problemas de ralentización de ninguna clase y con una tasa de frames muy alta y estable. Esto lo digo porque se puede leer por ahí que el juego tiene problemas de frames, cosa que yo no he notado en ningún momento, pero también he jugado en una consola que va sobrada con juegos como este. Aún así, a nivel técnico es realmente bonito, ya que la inmensa mayoría de veces podemos ver juegos espaciales con fondos sosos y aburridos, muy oscuros llenos de estrellas, y aquí se ha optado por hacerlos realmente espectaculares, con planetas, anillos gigantes, rocas flotando por doquier, e incluso efectos de nubes y relámpagos que le hacen tener un aspecto increíble por momentos.

    También las naves y los personajes cumplen con su cometido con creces, mucho más nuestra propia nave, que incluso se ilumina cual ?coche fantástico? cuando nuestra IA habla con nosotros, y que está repleta de pequeñas piezas diferentes con cada mejora que le hacemos. Las naves enemigas por el contrario, aunque tienen un bonito diseño artístico, son un poco simples y planas, aunque dejan unas bonitas estelas siempre que las miremos de lejos (al acercarse se ven muy ?cuadradotas?). Por todo ello, el resultado en su conjunto es muy bueno pero mejorable en ciertos detalles, probablemente el juego más espectacular a nivel técnico de este género que se haya visto hasta la fecha, y que además cuenta con escenarios grandes y, aunque parezca increíble, muy diferentes entre sí según vamos pasando por los diferentes puntos de salto y avanzamos en las misiones. En cuanto al audio, la música cumple bastante bien su cometido, con momentos de silencio en la exploración y otros más movidos y orquestales en los enfrentamientos contra las naves enemigas (y un tema principal glorioso). El audio está en inglés, con subtítulos en español, lo cual no es malo en absoluto porque esta clase de juegos son así, pero sí que hay que pegarles un pequeño tirón de orejas a sus publicadores, porque esta es la clase de juegos que necesita el audio en español, especialmente porque la historia y los diálogos son bastante buenos, y nos los vamos a perder si no entendemos mucho el inglés en medio de los combates.
  • Conclusión
    La mejor forma de definir este Chorus es que estamos ante una mezcla de los shoot?em up clásicos 2D de toda la vida con elementos de los simuladores de combate espacial y un desarrollo actual de mundo abierto. Una sorpresa más que agradable por sus mecánicas, su acabado técnico, su historia, o sus protagonistas, especialmente Nara como su principal protagonista, y Forsa, su inteligencia artificial (por llamarla de alguna forma). Al ser muy original en su planteamiento, tiene momentos iniciales en los que nos puede costar trabajo hacernos con los controles, pero esto se pasa en poco tiempo y podemos comenzar a disfrutar de su espectáculo visual, sus espectaculares misiones, la divertida exploración, o su historia, que nos presenta un universo nuevo y rico en detalle y matices.

    Como elementos a mejorar en posibles continuaciones, decir que algunas de las misiones se hacen un tanto repetitivas, y eso que incluso ofrece mucha variedad. Cuenta con diferentes zonas de mundo abierto que podremos revisitar, y el hecho de que si no pasamos por algunas zonas no nos salten las misiones a realizar te lleva a estar recorriendo estas sin mucho que hacer, salvo algunas de estas misiones repetitivas de encuentros aleatorios contra naves piratas o del Círculo (los malos del juego). También le faltaría un pequeño tutorial más explicativo durante los primeros minutos de juego, ya que algunos de los ritos, los poderes de Nara, no están del todo bien explicados y nos pueden frustrar en exceso hasta hacernos con ellos y comprender que no están del todo bien explicados, por mucho que nos salga hasta un vídeo en pantalla mostrando lo que hay que hacer. A pesar de todo esto, Chorus es una excelente apuesta, y una gran sorpresa que probablemente pase desapercibida por no haber sido promocionada como es debido por parte de sus publicadores, siendo uno de los primeros juegos en aparecer del recientemente creado sello Prime Matters al que se debería haber dado más bombo y platillo.
    Puntúa este juego
    1 votos en total
    Tu nota:
    8.75
    Datos de CHORUS
    • Nombre
    • Compańía
      Fishlabs
    • Género
      - Shoot'em Up
      - 3D
      - Combate Aéreo
  • Juego conocido como
    CHORUS: Rise as One
  • Opciones
    - Juego competitivo: No tiene multijugador competitivo
    - Ambientación: Ciencia ficción
    - Juego cooperativo: No tiene cooperativo
    - Otros detalles: Dificultad ajustable
    - Todos los jugadores: Muy buena historia
    - Opciones de juego: Juego con protagonista femenina o permite crearla
  • Fecha de lanzamiento
    en España el 03 de Diciembre de 2021 (para PC, PlayStation 4, Xbox One, PlayStation 5, Xbox Series X y Google Stadia)
  • Comprar CHORUS
    Precio de CHORUS para PC, PS4, One, PS5, Xbox SX y Stadia
    Compara los precios de CHORUS para todas consolas y PC. Apoya a Ultimagame comprando CHORUS a través de los siguientes enlaces y obtén los mejores precios y descuentos
    Vídeos
    Banda sonora
    Vídeo de Banda sonora
    Compuesta por Pedro Camacho