Lost Sphear - PC, PS4 y  Switch

Lost Sphear

Juego para PC, PlayStation 4 y Nintendo Switch
Análisis crítico de Lost Sphear, un juego excelente de Rol por turnos de Tokyo RPG Factory. Por José M. Martínez, auténtico experto en videojuegos

    Lost Sphear Análisis - Para amantes de los juegos de rol clásicos, de los que encontrarás muchos recuerdos

    Lost Sphear Análisis - Para amantes de los juegos de rol clásicos, de los que encontrarás muchos recuerdos
    por el Clasificación global: #832 Clasificación en PC: #225 Clasificación en PlayStation 4: #156 Clasificación en Nintendo Switch: #32Juego de Rol por turnos Juego recomendado para mayores de 12 años
  • Entretenimiento y duración
    8
    Lo más importante del juego está sin duda en su historia. En Setsuna tenemos un intento por parte de los guionistas de hacer una historia lacrimógena que se quedaba muy rápidamente en algo simpático con momentos tristes concretos, lo que hacía que se pudiera perder el interés muy rápidamente. Aquí en Lost Sphear, la historia está mejor llevada y encontramos a más personajes carismáticos (Van es la caña), más situaciones duras y difíciles y otros momentos más tiernos y simpáticos, creando una excelente combinación en todos ellos. El sistema de combate también está mejor llevado y es más dinámico que su predecesor, lo que lo hace más entretenido y con más posibilidades tácticas incluso en los enfrentamientos contra los jefes finales.

    A la hora de jugar, cuenta con un desarrollo muy sencillo y sin casi complicaciones, lo que le lleva a ser un juego ideal para aquellos jugadores que quieran jugar su primer JRPG. Ni el sistema de combate es complejo ni cuenta con demasiados elementos como para que nos cueste demasiado trabajo hacernos con él. Tampoco la evolución de los personajes o cualquier otro elemento jugable, lo que también puede ser algo negativo para los que llevan jugando más tiempo y que no van a encontrar ninguna dificultad en su avance (y, de hecho, les va a costar morir alguna vez). Casi se podría decir que está pensado como juego de portátil (Switch) para avanzar sin demasiados problemas, divertirse con los personajes y la historia, y tener algún que otro enfrentamiento final más complicado. Una vez finalizado, podremos volver a jugar al modo plus (+), que nos complican la vida mucho más con enfrentamientos más complicados y búsquedas de objetos en los mapas habituales, lo que también puede ser un extra si eres de los que les gusta las cosas complicadas.
  • Control y opciones de juego
    8
    Los juegos indies a día de hoy y en la mayoría de los casos nos están ofreciendo una jugabilidad de hace algunos años con gráficos de hace muchos, y Lost Sphear puede presumir de estar un poquito por delante en ambos sentidos. A nivel jugable, las opciones puede que sean las mismas que la de juegos de los 90, pero TokyoRPG (los creadores) se han esforzado en añadir elementos nuevos que refrescan la fórmula clásica en todos los sentidos. Por ejemplo, en el sistema de combate tenemos la posibilidad de ver a nuestro personaje moverse libremente en cada turno y golpear a varios enemigos según nuestra posición, dándole un poco más de sentido táctico al combate por turnos. En el mapa de mundo también se han añadido algunos elementos como los Artefactos que permiten configurar nuestra partida de forma dinámica añadiendo elementos al combate y a la exploración según nuestros gustos.

    Con elementos como esos, u otros que también encontramos en la mejora del personaje, la historia o incluso algunas zonas concretas del juego nos encontraremos con un juego que recuerda muchísimo a otros de años pasados pero que también se ha modernizado para que el jugador actual no sienta que juega a algo anticuado, y los jugadores más veteranos también lo disfruten. La combinación de todos estos elementos es buena, y habría que achacarle un par de peros como son demasiada linealidad en el desarrollo y unos combates un poco descompensados en ocasiones, con algunos enemigos finales difíciles combinados con enemigos normales excesivamente sencillos. Por todo lo demás, Lost Sphear se deja jugar muy bien para casi cualquier tipo de jugador, excepto algunos combates casi al final del juego, que también pero necesitan más estrategia.
  • Creatividad e innovación
    7
    El problema de un juego de estas características es que está hecho para gustar a la gente a la que ya han gustado juegos parecidos, por lo que todos los elementos que veremos en mayor o menor medida se han cogido de otros juegos similares. Los chicos de TokyoRPG han hecho un gran esfuerzo en dos terrenos. Por un lado, en añadir un buen puñado de elementos para hacer el juego dinámico, aunque todos esos elementos son prestados de otros juegos del género. Por otro lado, también han intentado añadir pequeños cambios a lo que ya hicieran en Setsuna, en el mapa del mundo, sistema de combate, evolución del personaje, sistema de Spritnite (la magia), o incluso a nivel técnico mejorando la presentación de las escenas (con una cámara que se mueve un poco y no es tan estática) y la música (aunque la banda sonora a piano en Setsuna le daba un toque especial).

    Uno de los detalles que más nos ha gustado es, precisamente, que tenga tantos detalles de otros juegos. El inicio y el sistema de combate es un calco de Chrono Trigger, mientras que la música, algún personaje y mucho del desarrollo son realmente de Final Fantasy VI (dos de los mejores juegos de la historia, al menos JRPG). La combinación queda muy bien para aquellos que jugamos en su momento, a lo que se han añadido como decimos todos esos elementos de otros juegos Legend of Mana y tantos otros de los que toma prestados muchos elementos. Y a los que no han jugado, es un juego que funciona muy bien, con un desarrollo relativamente sencillo y lineal que presta mucha atención a la historia y sus personajes, y a los que los españoles sin muchos conocimientos en inglés se deberán perder por culpa de Square Enix y no querer traducir muchos de sus juegos.
  • Gráficos, sonidos, IA
    7
    Lo que Square Enix quiere hacer con esta línea de juegos está muy clara desde el principio. Básicamente, hacer un juego rentable con pocos recursos, y tanto Setsuna como Lost Sphear lo son. Hablamos de un engine realmente fácil de hacer que muestra unos gráficos simpáticos en escenarios y enemigos con no mucha animación, lo que lo hace muy resultón y nos recuerda muchísimo a los juegos de PSOne y/o Super Nintendo, obviamente con más calidad en texturas y fluidez de movimiento. Donde más debe invertir la compañía es en hacer una historia distinta y utilizar a otros personajes, pero con el mismo estilo y animaciones, lo que abarata mucho el coste, y de paso, le da a un buen nicho de jugadores lo que buscan, que es un juego de corte clásico de los de hace más de 20 años.

    A nivel musical le pasa exactamente lo mismo. Mientras que a día de hoy la mayoría de las compañías (incluso indies) intentan ofrecernos espectaculares bandas sonoras con orquestas, los chicos de TokyoRPG han preferido irse a las composiciones más clásicas y a la música sintetizada que nos hace recordar y mucho lo que teníamos en los juegos más antiguos, además ofreciendo muchas de ellas muy parecidas a las de juegos como Final Fantasy VI. En Setsuna nos gusta más la banda sonora a piano, que le daba un toque melancólico y original a la vez, pero aquí la banda sonora desprende añoranza.

    Un enorme tirón de orejas por volver a no ofrecer los textos en español a Square Enix. Está claro que las ventas no hubiesen sido mucho mejores, pero sí que ofrecen la imagen de querer cuidar a su audiencia que, por otro lado, se creó hace años con juegos muy similares a Lost Sphear.
Conclusión
Desde el primer minuto, aquellos jugadores que hayan jugado a juegos de rol en Super Nintendo o PlayStation (o alguna revisión o remake), se darán cuenta de que Lost Sphear ha sido hecho como un juego de tipo fan-service, creando situaciones, nombres, personajes y melodías que podrían haber sido sacadas perfectamente de otros juegos de rol clásicos de la compañía japonesa. Escucharemos melodías muy parecidas a Final Fantasy VI e incluso nombres de personajes también extraídos del mismo juego, o situaciones y el sistema de combate de Chrono Trigger, y solo por nombrar a los dos más conocidos. Esto hará que aquellos que hayamos jugado a estos dos juegos lo veamos con más cariño y nos despierte emociones ocultas.

Como juego de rol independiente, para aquellos que no hayan jugado a esta clase de juegos, verán un desarrollo y sistema de combate muy simples enriquecido con respecto a I am Setsuna con elementos de otros juegos como Legend of Mana, un estilo gráfico y sonoro más propio de otras épocas (podría ser un juego de PS2 de primera generación) y una historia que intenta llegar a la patata y que consigue en ocasiones, y que al menos no pretende emocionar tanto como lo hacía I am Setsuna de forma forzada, consiguiendo una historia emotiva de amistad y entrega que es posiblemente lo mejor del juego.

Si te gustó Setsuna, te gustan los juegos de rol clásicos, y te defiendes en inglés (está sin traducir), puedes darle una oportunidad aunque el coste sea un tanto elevado para un juego de estas características.
Puntúa este juego
0 votos en total
Tu nota:
3.71
Datos de Lost Sphear
  • Nombre
  • Compańía
    Tokyo RPG Factory
  • Género
    - Rol por turnos
  • Opciones
    - Juego competitivo: No tiene multijugador competitivo
    - Ambientación: Estilo manga y anime
    - Juego cooperativo: No tiene cooperativo
    - Otros detalles: Textos en inglés
    - Opciones de juego: No es necesario haber jugado a anteriores juegos de la saga
  • Fecha de lanzamiento
    en España el 23 de Enero de 2018 (para PC, PlayStation 4 y Nintendo Switch)
  • Comprar Lost Sphear
    Precio de Lost Sphear para PC, PS4 y Switch
    Compara los precios de Lost Sphear para todas consolas y PC. Apoya a Ultimagame comprando Lost Sphear a través de los siguientes enlaces y obtén los mejores precios y descuentos
    Vídeos
    Tráiler
    Vídeo de Tráiler
    De lo creadores de I am Setsuna nos llega otro nuevo RPG con fecha de lanzamiento en Japón confirmada para octubre