Call of Duty 2 - PC y  Xbox 360

Call of Duty 2

Juego para PC y Xbox 360
Análisis crítico de Call of Duty 2, un juego épico de Disparos en primera persona (FPS) de Infinity Ward. Por Mario Durán, auténtico experto en Call of Duty

    Call of Duty 2 - Análisis

    por el Pertenece a la saga de juegos Call of DutyClasificación global: #290 Clasificación en PC: #77Juego de Disparos en primera persona (FPS) Juego recomendado para mayores de 16 años
  • Introducción
    Los chicos de Infinity Ward lo tenían claro desde el principio; colaboradores y creadores de la saga ?Medal of Honor?, decidieron abandonar tal seguridad y consagrado título para intentar dar una visión más ajustada y directa de la segunda guerra mundial. Su visión, su juego, su forma de desarrollo basado en misiones dinámicas en la que los objetivos son cumplidos a nuestra manera, mientras a nuestro alrededor la guerra se desarrolla imparable e impactante.
    Activision fue lista en el proceso, recibiendo con los abrazos abiertos tal fuga de empleados de la todopoderosa EA; y además de permitirles total libertad para llevar a cabo su visión, se ofreció a producirles la aventura para asegurarse una parte suculenta del dominio en los FSP bélicos.

    En su momento, 2003, ?Call of Duty? fue premiado como juego del año por casi todas las publicaciones del sector, suponiendo toda una sorpresa para los usuarios de PC. Además de un modo multijugador a ?prueba de bombas?, el juego había sido implementado con bajos requisitos pero gran calidad, ofreciendo una acción instantánea en la que lo único importante era intentar seguir con vida mientras la locura te atrapa en cada paso, tras cada esquina.
    La formula funcionó, y aunque posteriores aportaciones al género de gran calidad dejaron a ?Call of Duty? algo ?anticuado?, ahora vuelve tras dos años de pensar bien las cosas y meditar mejoras. Llega con nuevas ganas e impresionante motor gráfico dispuesto a recuperar lo que es suyo, el número uno en el bando aliado.
  • Entretenimiento y duración
    9
    Las campañas están bien diseñadas y son variadas. En 8-10 horas lo tendremos listo y será el tiempo del divertido multijugador.
    Como de costumbre, comenzar a jugar es no parar hasta que lo hemos acabado. Es pura acción, pura inmersión sin complicaciones ni fases de misiones tediosas en las que no se dispara por ir a robar tal o cual plano exclusivamente; no señoras y señores. El enemigo siempre está ahí, escondido, a la carga o en retirada; pero siempre presente.
    Presente a lo largo de las 10 misiones divididas en tres campañas diseñadas para la ocasión: el frente ruso (Stalingrado), el africano (los ingleses contra el Africa Korps comenzado en El Alamein) y el frente americano en Europa.
    Como en la primera parte, en el nivel medio de dificultad, la duración estimada es de unas 8-10 horas, dependiendo de lo que te guste pararte a observar el paisaje, cuidar de tus compañeros o disfrutar al máximo de los combates.
    La experiencia es intensa, y por descontado se hará demasiado corta para todos aquellos gustosos de la propuesta. Es el principal fallo, casi su única pega; y aunque contamos con la llegada asegurada de, al menos, una futura expansión, 50 euros por 10 horas, aunque sean vibrantes y excelentes, nos sigue pareciendo algo ajustado.

    Las campañas, escenarios y cadena de eventos está perfectamente hilada e hilvanada, pero tal esfuerzo podía haberse visto recompensado (y haber llevado a este juego a la excelencia) si se hubiesen estirado un poco más los decorados, las misiones.
    No es algo descabellado y, una vez se ha diseñado la física y las piezas centrales no supone demasiado esfuerzo extra. Duplicar la duración del juego doblando el número de calles, edificios y enemigos habría resultado al tiempo fácil y provechoso; pues encontrarnos con 20 horas de disparo en modo individual supondría toda una revolución. Lástima que se haya optado, una vez más, por ?Breve pero bueno?.

    Al menos nos queda el consuelo de contar con mayoría de misiones a pie, en el papel de soldado, atravesando líneas, disparando, saboteando y arreglando. Bueno ha sido dejar las misiones especiales del tipo avión o montado en un jeep para futuras ampliaciones (como pasó en la primera parte). Tales segmentos suponen un cambio de aires que, aunque refrescante, no suponen un desafío real al no implementar un desarrollo perfectamente depurado para tal propósito.

    Es lo que sentimos en los momentos a bordo del tanque, por ejemplo. Levemente entretenido, pero sobre todo, tan simple y limitado (no podemos hacer mucho con un tanque más que disparar y avanzar) que en cuanto montamos, ya deseamos bajarnos para proseguir con la disputa a pie y metralleta?

    En cualquier caso, una vez completado el modo individual, siempre nos queda la poderosa opción del multijugador. Ya sea en modo LAN o por GameSpy, ?Call of Duty 2? es un valor seguro y duradero por calidad, posibilidades y duración en este apartado.
    Los modos clásicos permanecen (death match individual o por equipos, captura la bandera y destruir objetivo), junto con algunas nuevas aportaciones, como el modo ?Headcuarter?, donde los dos equipos deben montar ?base? en lugares cambiantes, a defender mientras el enemigo intenta barrer la posición y hacerse fuerte en su retaguardia. Muy divertido, como los anteriores, como siempre. Absolutamente recomendable.
  • Control y opciones de juego
    9
    Libertad de movimiento con control ajustado y preciso. Liberarnos de la barra de energía es un gran paso adelante.
    ?Si algo funciona, no intentes arreglarlo? ha sido la máxima indiscutible a la hora de planear esta secuela. La jugabilidad de ?Call of Duty? supuso, en primer lugar y en última instancia, el principal acierto o reclamo del premiado título; de modo que al plantear la continuación, aunque numerosos han sido los cambios, todos ellos van dirigidos a complementar y acabar de definir el estilo de juego, en ningún momento a romper el modelo o plantear nuevas vías.

    Con esta advertencia o aviso de intenciones en mente, descubrimos que ?Call of Duty 2? es lo que podríamos definir como un ?Plug & Play Game?: desde el momento en que se nos informa de la misión, ya estamos listo para enfrentarnos al enemigo con plenitud de habilidades.
    Para aquellos rezagados o poco familiarizados, se nos premia (o castiga, para aquellos impacientes) con un breve (muy breve) tutorial en el que ponernos rápidamente al día con los controles y modos.

    Es simple y directo, como debe ser, sin cansar ya antes de jugar ni meternos 30 instrucciones o controles en la cabeza por minuto. Así, disponemos del típico arsenal, con las clásicas dos opciones para armas (principal y secundaria), que podemos alternar en cualquier momento y, por supuesto, cambiar en cuanto queramos con cualquiera de las muchas que encontraremos a manos de amigos o enemigos caídos. Como siempre, preocuparnos por la munición no será tan importante como estar atento a recargar en los momentos de descanso, pues sigue siendo tan habitual como molesto quedarte sin balas en el cargador frente a un nido de MG42 enemigo?
    Pero hay novedades, y aunque parecen pequeñas son determinantes. Comenzando por las granadas, además de disponer ahora de bombas de humo (útiles para cubrir nuestros movimientos a cruzar de lado a lado en calles peligrosas), su lanzamiento es ahora más depurado e importante. Del mismo modo, los alemanes ahora resultan mucho más versados en su utilización, y a menudo nos encontraremos con un nuevo indicador de peligro por proximidad de granada (acompañado de una flecha que nos indica la dirección). La reacción es alejarnos al momento de nuestra posición, aunque eso signifique exponernos a fuego enemigo en la mayoría de los casos?

    Fuego que por otro lado se ha visto ahora modificado en cuanto a calidad y cantidad. Puede resultar al principio muy sutil, pero en cuanto profundicemos un poco nos daremos cuenta de los efectivos cambios en jugabilidad, en el ambiente y movimiento a nuestro alrededor.
    Comenzando por el movimiento, las tres posiciones (pie, agachado, tumbado) continúan idénticas, como el radar; pero ahora encontramos mucho más fácil y realista movernos por los escenarios, mejor construidos. A mismo tiempo, los enemigos aparecen mucho más dinámicos, avanzando y retrocediendo en sus posiciones; abriéndonos huecos a menudo si estamos atentos a seguir sus movimientos y escondites. Resulta así ahora muy normal ver pasar a un grupo de 4 o 5 alemanes intentando encontrar cobertura, mientras nos hallamos escondidos e inadvertidos tras unos escombros, listos para pillarlos por sorpresa?

    Igualmente gratificante y renovado resulta el hecho de jugar con las granadas más aún que en la primera parte. El efecto de explosión, aparte de ser gustoso de ver (los soldados vuelan por los aires y el polvo se levanta con astillas y trozos de tierra), es una ventaja real a aprovechar. El área de acción ha sido optimizado y la movilidad de los enemigos las hacen imprescindibles para apartarlos de allá donde queramos ir. Tan útiles que su número máximo se ha reducido a 4 para que no podamos ir detonando a diestro y siniestro.

    En general, en pocas palabras, podríamos decir, sin miedo a equivocarnos, que todo el esfuerzo y energía puestos en la jugabilidad en esta secuela han ido directamente a implementar, con mayor acierto, posibilidades y libertad, la sensación de estar realmente en un campo de batalla creíble. La primera parte ya lo conseguía con gran acierto, pero no podemos negar que en la mayoría de ocasiones, aunque caminábamos igualmente apoyados por nuestro escuadrón, se diría que nosotros éramos el único soldado visible por la dirección y precisión del fuego enemigo. Ahora no, ahora podemos recular, avanzar, escondernos por largo tiempo (se han mejorado los mapas para permitir mayores coberturas y posibilidad de caminos alternativos), rodear una posición enemiga, pillar por sorpresa un núcleo desprevenido, retroceder para que nos cubran, esperar con la cabeza baja a que pase el chaparrón? Por encima de todo, ahora más que nunca, la guerra está ahí, desarrollándose a nuestro alrededor. Evoluciona y cambia estemos o no nosotros en movimiento? Tenemos mayores posibilidades, todo parece más asequible, más abierto.
    Nuestra única preocupación sigue siendo sobrevivir y cumplir las misiones cambiantes que nuestro superior nos grita entre explosiones (nada de recoger heridos o preocuparnos por que todo el equipo sobreviva), pero ahora no morimos tan fácilmente, ahora aguantamos más las balas, las MG no matan a primera bala y se puede correr por delante de un tanque con posibilidad de llegar a la otra esquina. Lo único que echamos en falta es poder comunicarnos de algún modo con nuestros compañeros aliados, órdenes breves tipo ?cubridme? o ?retroceded? para tener una opción más abierta y realista (y ya que lo tienen todas las referencias o competidores?). Por lo demás, absolutamente asequible y directo, lo que lo hace un poco más fácil?
  • Creatividad e innovación
    8
    Nueva importancia para las granadas, incluida la de humo; omisión de los botiquines, nuevo comportamiento enemigo al ser abatido y mayor elección de camino a tomar.
    Ya hemos comentado que, aunque la propuesta de jugabilidad y desarrollo sigue siendo fiel al primer título, muchas han sido las pequeñas aportaciones o modificaciones de cara a mejorar la experiencia. Veamos:

    Comenzando por el ahora eliminado indicador de vida. Sí, aunque pueda parecer extraño, ya no tenemos la típica barra de energía a ir recargando y cuidado con los indispensables botiquines médicos. Para hacer la acción más directa, tal posibilidad se ha obviado. La mecánica ahora es que podemos recibir cierto número variable de impactos hasta hacer aparecer un aviso de daño que nos aconseja escondernos para descansar. La pantalla se tornará roja y la respiración y latidos de nuestro soldado quedarán en primer plano. Recibir un disparo en estos momentos nos acabaría destruyendo, pero si conseguimos escondernos o cubrirnos, podremos continuar con total normalidad tras unos segundos para recuperar el aliento.
    Una aportación que, aunque resulta extraña en un primer momento (te asustas cuando no ves botiquín alguno), acaba confiriendo mayor libertad y espacio, pues ya no hay que andar con pies de plomo en cuanto recibimos un poco, ni jugarnos la vida para llegar a la curación en la otra acera; lo que importa ahora es jugar bien para no recibir demasiado, pero no se nos coarta constantemente con estar supeditados a la cercanía de al cruz roja. Genial.

    También es diferente el comportamiento de los enemigos al recibir nuestros impactos. Disparar a la cabeza suele ser la mejor opción (aunque ahora los cascos cumplen mejor con su función), pues ahora, al centrarnos en el cuerpo, necesitan de mayores o mejores impactos para convertirlos en bajas. Lo normal será que los tumbemos pero que, al permanecer vivos, saquen la pistola de mano y nos sigan incordiando desde el suelo. Muy divertido y curioso de ver en los primeros casos (nos preguntamos en muchas ocasiones por quién nos dispara si no queda nadie en pie), será un factor a tener en cuenta rematar a todo aquél que haya caído para evitar males mayores.

    Otra incorporación llega en el disparo con rifle telescópico. Tan preciso y complicado como siempre por el movimiento del soldado con la respiración, se ha implementado ahora, con gran acierto, un botón exclusivo para aguantar la respiración por unos segundos para templar el pulso y la vibración. Es interesante y realista, y aunque se le saca mayor ventaja en el modo multijugador, da cierto toque estratégico o de habilidad, pues tras el breve espacio de calma, el pulso de hace incontrolable hasta volver a estar disponible la acción de calma.

    Y por último, hacer hincapié en otro par de detalles interesantes. Cuando corremos, ahora el punto de mira desaparece completamente, y como novedad, cambia a color rojo cuando es un enemigo lo que tenemos encañonado. Muy útil para distinguir entre amigos en algunos de los farragosos combates, con el humo de un tanque ardiendo cubriendo el escenario? Si es rojo dispara, y no mires más.

    Por otro lado, comentar que en esta ocasión se ha intentado disponer una disposición no tan lineal de objetivos. Si en un momento tenemos que destruir varios emplazamientos de ametralladoras enemigas, por ejemplo, en el mapa se nos muestran todas y nosotros las vamos despachando como mejor nos parezca?
  • Gráficos, sonidos, IA
    9
    Gráficos y sonido sobresalientes. IA muy buena.
    El mayor cambio, a primera vista, llega con el renovado motor gráfico. Tan renovado y bueno que necesita de equipos con cierto nivel de potencia para poder jugar con cierta fluidez. Es la parte negativa, el precio a pagar por un salto cualitativo tan significativo como este, pero merece la pena, sin duda. Es un cambio de nivel real.

    Elementos novedosos como los efectos climáticos constantes. En la primera campaña, la soviética, es bonito de ver y gran factor de inmersión, la nieve constante cayendo llevada por el viento, con delicadeza y suavidad, mientras las granadas levantan la tierra y una humareda real; como las granadas de humo, transformando el campo de batalla en un onírico infierno en pocos segundos.
    También merecen gran atención los nuevos modelados de los soldados, perfectos en la representación de sus rostros, armas y ropas. Tan buenos en un PC generoso (2+ Ghz, 256 MGs en tarjeta y 1Gb en RAM) como los que podemos encontrar en la versión de X-BOX 360. Impresionantes, como las astillas de madera que saltan al disparar en los quicios de las puertas, los agujeros de bala en las paredes, el perfecto fuego implementado en las explosiones o incendios, la luz en los túneles? TODO.
    Entrando en los decorados, todos son mayores, mejores y con un nivel de detalle realmente sorprendente, tanto en interiores como en exteriores. Tan bien avenidos que en algunos casos sentiremos deseos de pararnos un momento a contemplarlos con calma, con minuciosidad. Pero no hay tiempo, el enemigo no descansa; y la gran ambientación y reproducción se siente y respira por doquier, aunque casi no podamos saborearla hasta jugar por segunda vez con algo más de calma.

    En cuestiones de sonido, sólo podemos decir que es un 10 sobre 10. Traducido y doblado, todo es perfecto. La música cambiante en cada situación, los gritos de alemanes (y nuestros amigos), los disparos cercanos y lejanos, los aviones, las pisadas, los rebotes de las balas en según qué superficie?

    Entrando en cuestiones sutiles, remarcar el buen trabajo realizado con la IA, tanto la amiga como la enemiga. Como comentábamos en el apartado de jugabilidad, ha sido grácilmente pulida para remarcar, por encima de todo, la impresión de que nos hallamos en un campo de batalla verosímil, con enemigos corriendo a un lado y a otro y amigos cubriéndose y avanzando a nuestro par. Buena pero no excelente, pues todavía vemos con cierta sorpresa como, aun teniendo una granada bajo sus pies, nuestros camaradas a se quedan quietos sólo para? Saltar por los aires. Nos encontraremos gritándoles que se aparten, pero eso es lo único que nos falta, poder comunicarnos con ellos?
    En cuestiones de infiltración, el enemigo siempre intenta esconderse cuando descubren nuestra presencia y, en el momento en el que ven que vamos solos, no dudan en avanzar para arrinconarnos o lanzarnos granadas si nos quedamos atrapados. Nos parecerá que luchamos ciertamente contra el ejército nazi, no contra muñequitos corriendo a un lado y a otro?

    Excelente en todo, en pocas palabras.
Conclusión
Es una segunda parte que completa y desarrolla. No establece un salto en innovación pero tampoco lo pretende. Depuración del mecanismo para hacerlo más acertado. Absolutamente recomendable.
Para todos aquellos gustos de FPS en general, para los bélicos en particular, ?Call of Duty 2? es una compra obligada. Conservando el espíritu de la primera parte, lo vuelve a replantear, no renovándolo pero sí puliéndolo y mejorándolo; buscador de una mayor atención al combate, a la estancia entre las calles, en las casas destruidas, en avanzar y cubrirse, en sobrevivir.
Con una técnica sobresaliente, ofrece acción intensa y combates emocionantes; aunque por desgracia, no por demasiado tiempo. 8-10 horas son suficientes para completar las campañas y quedar relegados al modo multijugador. Una objeción a tener muy en cuenta, como el hecho de requerir un equipo potente para poder tener una experiencia de juego digna.
En cualquier caso, es una referencia indiscutible en un género que domina, que corona. Permanece con grandes honores en el podio, pero por suerte para nosotros, este año contaremos y contamos con nuevas aportaciones de gran calidad. La batalla está servida.
Puntúa este juego
398 votos en total
Tu nota:
3.71
Datos de Call of Duty 2
  • Nombre
  • Compańía
    Infinity Ward
  • Género
    - Disparos en primera persona (FPS)
  • Opciones
    - Ambientación: Bélica o de guerra
  • Fecha de lanzamiento
    en España el 04 de Noviembre de 2005 (para PC)
    en España el 02 de Diciembre de 2005 (para Xbox 360)
  • Comprar Call of Duty 2
    Precio de Call of Duty 2 para PC y Xbox 360
    Compara los precios de Call of Duty 2 para todas consolas y PC. Apoya a Ultimagame comprando Call of Duty 2 a través de los siguientes enlaces y obtén los mejores precios y descuentos