Cult of the Lamb - PC, PS4, One, Switch, PS5 y  Xbox SX

Cult of the Lamb

Juego para PC, PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch, PlayStation 5 y Xbox Series X
Análisis crítico de Cult of the Lamb, un juego épico de Action RPG de Massive Monster. Por José M. Martínez, auténtico experto en videojuegos
Cult of the Lamb
8.50

Análisis Cult of the Lamb - El cordero que se convierte en amo y señor de las consolas y PC

Análisis Cult of the Lamb - El cordero que se convierte en amo y señor de las consolas y PC
por José M. Martínez (@elderlas)
Reseña de Cult of the Lamb publicada el Clasificación global: #357 Clasificación en Nintendo Switch: #50 Clasificación en PC: #114 Clasificación en PlayStation 5: #27 Clasificación en PlayStation 4: #100 Clasificación en Xbox Series X: #18 Clasificación en Xbox One: #60Estilo de juego: Action RPG Juego recomendado para mayores de 7 años
  • Entretenimiento y duración
    9
    Como hemos dicho en el apartado jugable, Cut of the Lamb es realmente divertido y entretenido en todas sus partes, aunque sí que podría ser un poquito más con la ayuda de algunos elementos y mecánicas adicionales que ayuden a dinamizar todo. La parte de RTS está muy bien aunque con el tiempo acaba cansando por las pequeñas rutinas, mientras que la parte de roguelike es mucho más divertida, directa, y está también muy bien realizada. Dependiendo del tipo de jugador que seas puedes echar más o menos horas en el juego, especialmente porque hay muchas misiones que nos envían de vuelta a lugares ya finalizados, pero en nuestra partida fueron unas veinte horas finalizarlo con mucho porcentaje de logros completado, aunque no del todo. Cuatro enemigos finales más el boss final, cada uno con sus patrones, y un montón de enemigos más pequeñitos algunos incluso más complejos que algunos de los bosses intermedios, completan una parte roguelike de corte muy similar a la vista en Hades, aunque quizás algo más sencilla y directa.

    En cuanto a su desarrollo, la historia es muy simple y no hay nada que nos vaya a enganchar sobremanera. Eso no quiere decir que la parte artística, la simpatía de todos los personajes, su arte y su apartado técnico, o la enorme imaginación para convertir el tétrico mundo de las sectas en algo muy divertido con elementos lógicos y entendibles por todos hacen que no nos despeguemos del mando (o el teclado y PC) desde el primer momento, y que incluso queramos hacer un segundo intento para ver si podemos hacer la parte de gestión de nuestra secta de otra forma diferente. Eso sí; tampoco hay muchos elementos más que nos hagan repetir el juego, por lo que es más por ver si podemos hacer algo diferente o tomar alguna decisión adicional, ya que tampoco es muy rejugable. No es que lo necesite, pero también hubiese estado bien. Total por pedir que no quede.
  • Control y opciones de juego
    8
    En pleno auge de los juegos de estilo roguelike, los chicos de Massive Monster se han sacado de la manga algo que suena mucho en muchas de sus características, y que de hecho podría recordar en sus mecánicas de juego a otros grandes títulos como Hades, lo cual no es nada malo en absoluto por ser uno de los mejores del género, y al mismo tiempo han conseguido añadir una serie de elementos originales que nadie podría haberse imaginado que pegan tan bien en su desarrollo. Cult of the Lamb es una mezcla entre gestión de nuestro propio campamento como si de un RTS se tratase, y para el que hacen falta recursos a los que tenemos que salir fuera en forma de hack?n slash con la mecánica de roguelike, es decir, escenarios, armas y enemigos aleatorios en cada encuentro hasta que vamos venciendo al boss de cada fase mientras conseguimos lo que va haciendo falta, y de paso vamos haciendo misiones que nuestros súbditos (los habitantes de nuestra base) nos van pidiendo.

    La dificultad está muy bien medida en todo momento, y no llega a ser tan complejo como Hades pero tampoco demasiado sencillo como para que resulte un paseo de niños. Eso sí; resulta que las partes de acción son más sencillas que las partes de RTS a las que quizás les falta algunas cosillas para terminar de redondear el asunto. Por un lado hay que controlar demasiados elementos aleatorios, como que nuestros súbditos tengan cada uno sus propios intereses y mientras que a algunos les gusta una cosa (la coprofagia por ejemplo...) a otros les gusta (platos hechos con carne de otros súbditos). También el hecho de que haya que realizar demasiado trabajo tedioso en todo momento, como limpiar o recoger la comida que vamos plantando. Esto tiene sentido al principio del juego como para enseñarnos lo que hay que ir haciendo, pero después debería poder haber tareas para asignar a nuestra gente, o que ellos mismos lo hicieran sin que nadie se lo diga en plan automático, lo que lleva a estar pendiente de todo ese trabajo aburrido que en ocasiones llega a cansar. De hecho, a veces prefieres irte directamente a la parte roguelike y dejar la de RTS y dejar que tu gente se muera o se pelee o acumular los problemas para resolverlos todos juntos con tal de no ir resolviéndolos poco a poco.

    Aparte del RTS y el roguelike, Cult of the Lamb también tiene algunas otras zonas a las que podemos acudir, personajes con los que hablar e interaccionar, e incluso minijuegos que dinamizan mucho la acción. Están el de pescar (divertido al principio, monótono cuando pasan horas), o el Matatena, un divertidísimo juego de dados muy similar a tantos otros juegos de cartas que hemos visto en otros muchos juegos y que sí que podemos gastar horas y horas con él, especialmente en los niveles más difíciles. Y es que se nota que los desarrolladores han querido hacer un juego variado y dinámico, y aunque cojea en algunos puntos por culpa de su simplicidad, se resuelven bastante bien siendo el jugador en todo momento el que tiene que hacerlo divertido (variando de uno a otro para no aburrirse), algo que ya hemos dicho en muchas ocasiones no es la mejor de las soluciones. Aún así, es más que resolutivo y planta la semilla de posibles continuaciones mucho más complejas en un futuro.
  • Creatividad e innovación
    9
    Lo que hemos comentado varias veces. Mientras que muchos fans alaban los juegos independientes por ser realmente originales comparados con los triple A, en este mercado también empieza a notarse un exceso de ciertos juegos del mismo corte, especialmente de tipo metroidvania o, como en este caso, roguelike o roguelite. En el caso de Cult of the Lamb, encontremos un juego que combina dos tipos de géneros que no son habituales de encontrar juntos, ya que la parte de gestión de nuestra comunidad no está demasiado usada. Sí que hemos visto juegos de corte muy similar desde el lanzamiento en los años 90 del primero de los ActRaiser o su remasterización reciente, y también como algo más reciente otros juegos similares como Sakuna: Or Rice and Ruin. No son iguales ninguno de ellos, pero sí que siguen la premisa de una gestión de una comunidad o granja con estilo RTS y después una parte de acción más directa. Aún así, Cult of the Lamb sigue resultando muy fresco y original por ofrecer otros elementos a esta misma fórmula, como el roguelike o la gestión de una secta, pero también resulta especialmente nuevo todo lo que esto último conlleva. Crear rituales para contentar a las masas, amenazarlos o ayudarlos con diferentes acciones que podremos hacer, sacrificarlos, drogarlos para que trabajen más sin descanso, o toda la gestión para que nos adoren mucho más y creen sus recursos resulta del todo innovador en muchos puntos y es una auténtica gozada ver cómo sus creadores han tirado de imaginación para crear todo esto.

    En cuanto a la parte de roguelike, o la parte de hack?n slash mejor dicho, el juego es de corte muy similar a otros del género como Hades, aunque también Hades era mucho más completo y con muchas más opciones, más elementos dinámicos y aleatorios, más zonas de enemigos, más grande, y en este sentido se queda este Cult un poco más cortito. Sigue siendo fresco lo que vemos, los enemigos y su diseño, algunos de sus escenarios que no son los típicos de hielo, fuego, desierto y bosque que siempre es de agradecer, y tienen la variedad suficiente como para no aburrir en ningún momento.
  • Gráficos, sonidos, IA
    8
    La simpatía en el apartado artístico es la tónica principal de todo el juego. Desde nuestro cordero protagonista al que veremos sangrar por los ojos con estigmas cada vez que su señor o cualquier otro dios le invoque, hasta los gestos graciosos de cara, cuerpo y ojos que hará en casi cada situación que lo hacen prácticamente irresistible, e incluso siniestramente simpático en muchas ocasiones. Están hechos con animaciones 2D dibujadas a mano al igual que el resto del juego, tanto los escenarios como todos los objetos y detalles, y tienen muy buena animación en general, aunque también quedan detrás de otros juegos de corte similar. Se mueve muy rápido y fluido en todo momento, lo que es un acierto para este tipo de juegos y no suele presentar problemas de ningún tipo, lo que no quita que también le hayamos visto algunos bugs que varias semanas después de su lanzamiento aún no han sido corregidos y que, incluso pueden evitar seguir jugando y haya que reiniciar (enemigos fuera de los escenarios a los que no podemos acceder y no nos deja continuar hasta ser vencidos por ejemplo).

    En cuanto al apartado sonoro, también brilla a gran altura y sigue un estilo muy similar al gráfico en el sentido de la simpatía que desborda tanto las melodías como los efectos de sonidos. Las voces de los protagonistas, son la ya típica cháchara de los personajes de Nintendo que la compañía puso de moda para evitar tener que meter voces (?bli bla blu blu...?), y algunos también resultan deliciosos de escuchar (me encanta Flinky y su so so soooooss). En general, todo el juego está a la altura y tiene una belleza única y divertida, aunque también hubiese venido mejor mayor variedad especialmente en los escenarios de la parte roguelike así como un mayor tamaño para que resultase algo más dinámicos y divertido. No lo echa en falta, pero hubiese sido un poquito mejor con ellos. El juego está traducido al español, por lo que no hay problemas para entenderlo por completo.
  • Conclusión
    Es sencillo ver muchos juegos en el mercado actual que tienen componentes de rogue o juegos similares a Rogue, por lo que cuando alguno de estos viene con una apuesta diferente como Cult of the Lamb supone un soplo de aire fresco. Además, los chicos de Massive Monster han sabido crear una mezcla perfecta entre RTS y hack?n slash con una estética de lo más colorida y simpática, unos personajes a los que acabas adorando (nunca mejor dicho) y unas mecánicas ya conocidas por todos los fans de los roguelike que aún a día de hoy siguen funcionando a la perfección. El resultado son un buen puñado de horas de diversión que sirven además como punto de partida para nuevas apuestas similares que estén más pulidas en algunos de sus elementos.

    Y es que también tiene algunos puntos que pulir, quizás también por su exceso de opciones que sus creadores han querido añadir y que finalmente se pueden hacer ligeramente monótonas en algunos momentos. Algunas de las mecánicas de los RTS se repiten mucho y no tienen suficiente automatización, y lo que hace que el jugador tenga que estar pendiente de cosas poco importantes cada poco tiempo desviando la atención de lo más divertido, que es explorar los entornos y acabar con los enemigos. Al final, el intento por parte de sus creadores de que ambas partes estén equilibradas obliga al jugador a pasar más tiempo del debido haciendo cosas que no quiere hacer, tanto en un lado como en el otro, y tampoco podemos especializarnos demasiado en ninguna de las dos. Aún así, el juego es un soplo de aire fresco que añade mecánicas no conocidas al género de los hack?n slash de tipo Rogue, y el buen saber hacer de Massive Monster nos hace esperar una secuela que roce la perfección en los próximos años.
    Puntúa este juego
    1 votos en total
    Tu nota:
    9.25
    Datos de Cult of the Lamb
    • Nombre
    • Compańía
      Massive Monster
    • Género
      - Action RPG
      - 2D
      - Estrategia
  • Opciones
    - Juego competitivo: No tiene multijugador competitivo
    - Ambientación: Humor, comedia
    - Juego cooperativo: No tiene cooperativo
    - Otros detalles: Dificultad muy alta
    - Opciones de juego: Estilo Roguelike (explorador de mazmorras procedurales) o Roguelite
  • Fecha de lanzamiento
    en España el 11 de Agosto de 2022 (para PC, PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch, PlayStation 5 y Xbox Series X)
  • Comprar Cult of the Lamb
    Precio de Cult of the Lamb para PC, PS4, One, Switch, PS5 y Xbox SX
    Compara los precios de Cult of the Lamb para todas consolas y PC. Apoya a Ultimagame comprando Cult of the Lamb a través de los siguientes enlaces y obtén los mejores precios y descuentos
    Vídeos
    Sermones del cordero
    Vídeo de Sermones del cordero
    Vistazo rápido al juego