God of War Ragnarok

God of War Ragnarok

Juego para
PS5
y PS4
Impresiones de God of War Ragnarok, para que conozcas de primera mano cómo se juega, modos y todo lo relacionado con God of War Ragnarok para PS5 y PS4, con artículos en profundidad donde hablamos de todo.

Sony nos muestra un poquito más su nuevo God of War, y se lía gorda

Sony nos muestra un poquito más su nuevo God of War, y se lía gorda
Aprovechando el gran PlayStation Showcase de septiembre, pudimos ver el esperado God of War: Ragnarok, que a pesar de tener una pinta fenomenal parece que no ha gustado a todo el mundo por igual
Posiblemente el juego más importante en ser mostrado en el PlayStation Showcase de septiembre de 2021 ha sido este God of War Ragnarok, la finalización de la saga de Kratos con la mitología nórdica en la que, una vez más, le veremos junto a su hijo Atreus como en God of War de 2018. La relación, en esta ocasión, será algo más adulta, ya que Atreus es un adolescente con unos ideales muy diferentes a los que tenía en el juego anterior, y que puede dar mucho más juego a nivel narrativo.



Según sus propios creadores, Atreus siente una curiosidad desesperada. Como la mayoría de los jóvenes, más que nada quiere entender quién es. En este caso, quiere entender quién podría ser. El misterio del papel de Loki en el próximo conflicto es algo que Atreus no puede dejar de lado. Quiere mantener a su familia a salvo, pero Atreus tampoco quiere quedarse al margen y no hacer nada mientras el conflicto consume los Nueve Reinos.

Kratos, aún teniendo conocimiento de sus errores pasados, quiere ahorrarle a Atreus las sangrientas lecciones que aprendió de su conflicto con los dioses. Quiere mantener a su hijo a salvo, sobre todo, y su enfrentamiento con Baldur ha reivindicado la creencia de que solo la tragedia vendrá de más enredos con los Aesir.

Sony nos muestra un poquito más su nuevo God of War, y se lía gorda imagen 1


En el nuevo tráiler vemos muchos elementos jugables similares de la anterior entrega, como un mundo semi-abierto que explorar en barca, aunque también vamos a contar con otros vehículos como un trineo tirado por lobos para desplazarse rápidamente por terrenos nevados. De hecho, también vamos a ver algunos de los lugares que ya visitamos en la primera entrega, como también sus creadores reconocen. Si bien en God of War (2018) pudimos visitar seis de los nueve reinos, y en esta entrega podremos visitarlos todos ellos, por lo que es posible que veamos algunos lugares conocidos vistos anteriormente, al igual que algunos de sus personajes como Freya.

God of War Ragnarok ha sido confirmado para PS4 y PS5 y llegará durante 2022.

Opinión: Que si Thor está gordo, que si las animaciones son las mismas, críticas que lleva repitiéndose en videojuegos desde siempre, y que nunca serán lo más importante de ningún videojuego

Se ha montado un poco de revuelo, desde la emisión del PlayStation Showcase de septiembre, con el nuevo God of War Ragnarok, en especial con dos elementos del juego como son su reutilización de recursos, y por algún que otro personaje que no cumple con la normativa ISO Marvel que tanto bien ha hecho a las salas de cine y aficionados al género de acción, pero quizás no tan bien a la mitología tradicional. Y es muy curioso porque el primero de los comentarios, la reutilización, es algo que se ve en todas las franquicias de los videojuegos, y además es algo que se sabía desde el primer momento que Sony anunciase que tendríamos un nuevo God of War en 2021, cosa que todos (incluido Sony) sabían que no iba a ser verdad.

Esto de la reutilización es un clásico de los videojuegos. Absolutamente todas las nuevas entregas de sagas de videojuegos utilizan los mismos engines que entregas anteriores de las mismas durante un buen puñado de años, hasta que dicho engine se queda demasiado atrás y deciden invertir en mejorarlo, cosa que suele suceder en contadas ocasiones y en muy poca medida, al ser generalmente una mejora continua durante años. Assassin\\\'s Creed, Far Cry, Call of Duty, Battlefield, Horizon, Dark Souls, FIFA... Nómbralo, y 100% seguro que utiliza una versión del engine del juego anterior. Incluso God of War con los dos primeros en PS2, los dos de PSP entre sí, o los dos de PS3. Esto es algo que ocurre desde el comienzo de la vida, y ocurre por dos motivos principalmente. El primero de ellos es coste, y el segundo es más por los jugadores.

El primero es mucho más claro, ya que una compañía suele invertir una cantidad de dinero en hacer un engine, o utilizar uno de los genéricos (Unity, Unreal, Cryengine...) y adaptarlo con sus propias herramientas, y para que le salga más rentable lo vuelve a utilizar durante algunos años más añadiendo solo lo nuevo, las nuevas animaciones, armas y modelos de personajes que no se utilizasen en el anterior, etc. Éste es el principal motivo por el que las compañías suelen informar de las copias vendidas de las sagas o franquicias, y no tanto de los juegos sueltos a menos que sean grandes éxitos individuales. De esta forma, el nuevo juego es una nueva historia, con sus nuevos personajes y otros pocos elementos, con lo que la inversión inicial para crear o mejorar un engine compensa. El segundo de los motivos viene por nosotros, los jugadores, a los que no nos gusta demasiado que nos cambien mucho.

Cuando pedimos una nueva entrega, generalmente queremos otra igual, con otra historia, alguna cosita nueva, y a ser posible, una mejora técnica notable. Cuando nos cambian demasiado no nos sentimos tan cómodos, e incluso aunque el juego sea una auténtica maravilla, es como que nos han quitado algo y no nos gusta. Ejemplos hay muchos, pero a la mente me viene DMC: Devil May Cry, un grandioso juego que no resultó ser tan bueno simplemente porque al usuario no le cuadraba nada de lo que veía, y que tanto a nivel técnico, como jugable, como de historia, suponían una evolución completa de todo lo visto anteriormente, y a nivel positivo. Sin embargo, el usuario no lo quiso nunca, y ponía pegas y excusas más que cuestionables, como que si el personaje era emo, que si su personalidad no era la misma (era una precuela, tenía sentido porque aún no había desarrollado su personalidad), que si los enemigos no se comportaban igual (eran demonios, igual es que todos no son iguales), que si la estética general no cuadraba (Capcom le pidió expresamente a Ninja Theory hacer algo diferente), que si su creador se había intentado colocar como el personaje protagonista (aquí igual sí que tenían razón...). Tuvo que venir Capcom, y hacer un clon de DMC4 con DMC5 para que la gente estuviese contenta, eso sí, muy mejorado a nivel técnico.

Desde el momento que Sony anunció que tendríamos un nuevo God of War en 2021 (2022 finalmente), y que lo tendríamos para PS4 y PS5, se sabía a las claras que el juego iba a ser muy continuista. No nos dejemos engañar: Horizon: Forbidden West también es continuista con respecto a Zero Dawn, y va a ser un calco en muchas de sus mecánicas de juego, modelos de personajes, animaciones y assets. Con el primer God of War (2018), se tardó seis años en ser desarrollado por completo, y el segundo solo tres y medio, por lo que mucho debía ser igual sí o sí. El hacerlo compatible con PS4 también indicaba que se utilizará mucho de lo que ya tuvimos, como cualquier otro juego de cualquier otra saga. Donde sí que veremos un cambio más significativo será en el nuevo God of War que Cory Barlog (Director de GoW de 2018) se encuentra desarrollando actualmente y que sí que será exclusivo de PS5 (echarle años, al menos no veremos nada hasta 2024 o 2025). E incluso es posible que muchos de sus elementos también se reutilicen, ya que aunque hablamos de un juego exclusivo de PS5, el engine se puede reutilizar porque ya lo tienen corriendo para Ragnarok, solo que optimizado y con mucho más detalle aprovechando la superior potencia de PS5 con respecto a PS4.

En cuanto a la estética de algunos de sus personajes, como el gordo Thor, es bastante normal que ocurra este rechazo, y además es algo que seguirá ocurriendo con el paso del tiempo. Solo basta con coger cualquier adaptación de Disney de los cuentos tradicionales y pegarles un repaso para saber que no son ni tan bonitos como sus cuentos animados, ni tampoco tan infantiles. El problema está, como siempre, en el momento en el que el público se hace una idea es complicado cambiarla. En el caso de Thor en particular, o de la mitología nórdica o griega en general, Santa Mónica ha querido hacer algo un poco más similar a la mitología, en el sentido de utilizar una apariencia de muchos de sus personajes lo más parecida a sus mitos, aunque tampoco es que tengamos una representación fiel de los mismos (no hay un Kratos en ninguno de ellos, por ejemplo). Lo que ocurre es que Chris Hemsworth parece haberse convertido en una especie de estándar que, curiosamente, también difiere del de los cómics de Marvel en algunos elementos, pero ya sabemos lo que ocurre cuando algo se convierte en estándar. Eso sí; a pesar de que sus creadores (su director artístico en particular) se defienden diciendo que la apariencia de Thor es más similar a la representación de la mitología, esta es también muy personal, ya que en ninguna representación gráfica conocida aparece con enorme barriga cervecera a pesar de ser un personaje grande, fuerte, y muy intimidante. Los diseñadores se han defendido (sigo sin entender por qué hay que defenderse de algo así, pero bueno) argumentando que cuando piensas en un hombre alto y fuerte, generalmente piensas en algo así, y además, querían darle una apariencia de niño grande, extremadamente poderoso, tanto que ni tan siquiera le hace falta cuidarse, y que dicha mezcla de elementos es la que ha formado esa apariencia.

A pesar de todo esto, personalmente tengo muchas ganas de probarlo. El primero me pareció muy bueno, con algunos fallos aparentes de reutilización en escenarios y personajes y demasiadas hordas para estirar su duración, pero aún así una gran experiencia de juego, con una buena relación entre padre (Kratos) e hijo (Atreus) y muchos momentos épicos. Yo me subo al carro de querer ver qué son capaces de hacer con todos estos elementos, y como ya decíamos en el artículo principal de la PlayStation Showcase, mi hype es altísimo.

José María Martínez García
CEO de Ultimagame
Sé el primero en dar tu opinión
Este artículo aún no tiene comentarios
Nuevas imágenes
God of War Ragnarok
God of War Ragnarok
God of War Ragnarok
God of War Ragnarok

Opinión: Los próximos juegos de Sony, de camino a PS5 y también a PS4

Es algo bueno, tanto para los usuarios de PS5 como los de PS4, pero quizás no sean tan bueno como nos quieren hacer ver, y suena a excusa barata teniendo en cuenta lo que hasta hace muy poco vendían como sus intenciones
Durante los últimos días hemos estado escuchando diferentes entrevistas con algunos de los máximos responsables de Sony Computer Entertainment como Hermen Hulst, máximo responsable de los denominados PlayStation Studios, en las que se aseguran que algunos de los juegos más esperados para la consola de nueva generación de la compañía, PS5, también van a aparecer en PS4. Hablamos de juegos como Gran Turismo 7, el propio Horizon: Forbidden West (éste ya estaba confirmado desde hace tiempo) o el nuevo God of War, Ragnarok, confirmado previamente para 2021 y que todos con dos dedos de frente sabíamos que se retrasaría hasta, mínimo, 2022 (y aún está por ver si no es 2023).



¿Son estas confirmaciones buenas noticias? Hay que recordar que la compañía se quejaba amargamente de que el usuario medio había esperado demasiado tiempo (entre tres y cuatro años) en pasar de la generación PS3 a PS4, y que parte de la culpa la habían tenido ellos (Sony) aguantando tantos lanzamientos para esa generación, argumentando que no harían lo mismo con su nueva generación, PS5, y que intentarían adelantar el cambio generacional para que ocurriese entre uno y dos años (es decir, para finales de 2022). Obviamente, que sus grandes lanzamientos para este año también sean de PS4 es algo que no va a adelantar la adquisición de sus fans de la nueva consola, sino todo lo contrario, retrasarlo aún más, por lo que vamos a seguir viendo juegos que si bien mejoran bastante la calidad técnica de sus versiones en PS4 no lo van a hacer tanto como podrían hacerlo si se olvidaran de esta consola, más allá de ver algunos efectos más bonitos, más resolución (4K) y más tasa de frames con un modo "Rendimiento" (para los 60 FPS y resolución dinámica). Por ello parece que la noticia no es demasiado buena a priori, pero ¿Cuáles son los motivos para ello?.

Primer motivo: la condenada pandemia


A pesar de que ya estemos viendo la luz al final del túnel (lo que quiere decir que aún queda pero que empieza a haber claridad), todo 2020 y gran parte de 2021 van a ser recordados como los años de la pandemia del COVID, una situación muy difícil para muchos por muchos motivos, ya que no solo ha sido devastadora en temas de salud y cantidad de vidas que se han perdido por ella, sino también en todo lo que rodea el que nadie se pueda mover con total libertad. Hablamos especialmente de las pérdidas de empleo o reducciones de jornadas laborales que hace que el poder adquisitivo de muchos se haya visto mermado hasta la extenuación y que también ha afectado y mucho a muchas compañías de desarrollo que debían tener listos sus juegos para 2020 o 2021 y que se han visto retrasado uno o dos años.



En el tema de los videojuegos, si muy poca gente tiene dinero para gastárselo en juegos, menos aún lo van a tener para el tema de comprarse una nueva consola que, hablando claro, no están especialmente baratas. Y mucho menos los juegos de Sony, cuyo precio rondan (tirando por lo bajo) los 60 € y en muchas ocasiones hasta los 80 €, incluso en su versión digital.

Segundo motivo: ¡pero si no hay consolas para comprar!


El segundo es incluso más flagrante y que viene también como motivo (directo o indirecto) del primero comentado más arriba. A día de hoy es casi imposible comprar una consola de nueva generación, ya sea PS5 o Xbox Series X (Xbox Series S la regalan con los churros, eso sí), y no digamos tarjetas gráficas para PC de última generación o incluso móviles y algunos gadgets. Las compañías responsables, fabricantes de hardware en general, han vuelto a hacer sus cábalas ajustando aún más las fechas en las que habrá disponibilidad, y si bien en las iniciales nos decían que esto acabaría a finales de 2021, ahora hacen sus estimaciones y piensan que hasta bien entrado el 2022 va a seguir costando mucho trabajo hacerse con una de estas dos consolas, situación que aprovechan los revendedores para hacer sus agostos especialmente con los despistados que no saben los precios oficiales, o con aquellos que tienen que satisfacer la demanda de algún nini de turno que le pide a sus padres el regalo perfecto al que deciden que no pueden negarse.

Opinión: Los próximos juegos de Sony, de camino a PS5 y también a PS4 imagen 1


Aunque es cierto que muchos de esos usuarios esperan a las futuras revisiones, consolas slim o nuevas versiones versiones de las consolas que "arreglen" esos bugs o fallos que muchas veces tienen estas primeras versiones, esto a veces tampoco pasa como fue el caso de Xbox 360 con su modelo Elite, lanzada dos años después de la consola y que aún así seguía teniendo el temido problema de las tres luces rojas (doy fe porque me pasó en primera persona). Existen rumores de que Sony está trabajando en un nuevo modelo de consola que podría solventar la falta de unidades fabricándola con componentes diferentes a los que tienen tantos problemas de disponibilidad, pero su lanzamiento es algo que no sucedería hasta, al menos, bien entrado 2022, por lo que el problema sigue siendo el mismo. En el caso de Microsoft, Xbox Series S sí que tiene unidades disponibles, aunque el público más hardcore ni tan siquiera la está considerando como una opción, y la propia Microsoft tampoco ya que esta consola era, simplemente, una de las patas de su estrategia de dominación del mercado de los videojuegos, colocando tanto la consola más potente como la de menor coste, y esta además va dirigida a un público menos exigente, sin televisiones ni monitores 4K que solo quiere jugar a los nuevos juegos por un precio más bajo.

Tercer motivo: ¿Sus usuarios actuales?


Aunque el modelo actual de mercado en referencia a las consolas está evolucionando y mucho durante los últimos años, las bases siguen siendo las mismas que cuando Nintendo lanzó al mercado su consola de 16 bits abandonando por completo a sus usuarios de Famicom (modelo de 8 bits menos potente). Éste es: Si quieres mejores juegos, tienes que comprarte otra consola más potente y punto. Como idea "novedosa" en esta anterior generación, se decidió seguir un modelo similar al de los móviles que tan bien les funciona como es el de introducir uno intermedio más potente pero totalmente compatible como son los modelos Pro (para PS4) y X (para Xbox One) con más potencia pero misma estructura y arquitectura, y ahora en esta nueva generación ha hecho que todos los juegos de la anterior sean jugables sin problemas. Aún así, hay más de ciento diez millones de PlayStation 4 en todo el mundo, y más de cincuenta millones de usuarios de Xbox One. No tendría sentido abandonarlos en tan poco tiempo, ¿verdad?

Opinión: Los próximos juegos de Sony, de camino a PS5 y también a PS4 imagen 2


En la entrevista a Hermen Hulst mencionada anteriormente reconocen que sería un mal movimiento de marketing y de negocio, parece que tiene todo el sentido del mundo. Sin embargo, esto es lo que sucedió con los más de cien millones de usuarios de PS3 al lanzar PS4, otros tantos millones de usuarios de PS2 al lanzar PS3, y otros tantos de PS1 al lanzar PS2, por no mencionar a los pobres usuarios de PSP y PS Vita (entre los que nos incluimos nosotros, por supuesto) que nos hemos visto con un palmo de narices con cada lanzamiento de consola nuevo. Personalmente creo que suena más a excusa por no tener suficientes consolas para vender y que el usuario quiera comprarlas y no pueda, o incluso que viendo la situación económica no pueda hacerlo, y de ahí que se diga que se está protegiendo a este usuario, cuando la compañía (esta, Microsoft, Nintendo y todas las demás). Durante los dos últimos años se ha visto un resurgimiento de usuarios de la anterior generación de Sony y Microsoft, es decir, usuarios que han vuelto a desempolvar sus PS3 y Xbox 360 para jugar en el confinamiento y así no tener que comprarse nada nuevo.

Las conclusiones: Bueno, y no tan bueno


En esta situación, tanto los usuarios de PS5 particular como los de Xbox Series en general, se van a ver perjudicados y beneficiados, más de lo primero que de lo segundo, por culpa de los dos primeros motivos. Esto es algo que a los usuarios de PC les lleva sucediendo desde sus comienzos, que se les puede escuchar amargamente quejarse de que sus juegos están limitados por culpa de las consolas que son menos potentes, cuando la realidad es que también están siendo limitados por las versiones menos potentes de los PC. No hay que olvidar que, a día de hoy, a mediados de 2021, algunos de los juegos más bonitos que hemos visto son juegos de PS4, y que en el modelo base corren increíblemente bien como God of War, Horizon: Zero Dawn, The Last of Us Parte II, o Ghost of Tsushima por nombrar algunos.

Opinión: Los próximos juegos de Sony, de camino a PS5 y también a PS4 imagen 3


Las nuevas versiones de estos juegos, Horizon: Forbidden West o God of War: Ragnarok por nombrar un par, corren en versiones ligeramente mejoradas de los engines de las anteriores, versiones con las que han trabajado durante algunos meses para que tengan más efectos, la misma resolución (ambos son juegos que se pueden jugar a 4K en el modelo Pro) y un modo Rendimiento para poder ponerlos a 60 FPS con resolución dinámica. Lo único que vamos a ver es lo mismo que los usuarios de PC llevan viendo tantísimos años, esto es, mayor distancia de dibujo, más detalle en los escenarios, movimientos y animaciones más fluidas, y en algunas ocasiones, la posibilidad de activar el RTX.

Opinión: Los próximos juegos de Sony, de camino a PS5 y también a PS4 imagen 4


Esto es bueno porque los usuarios de PS4 van (vamos) a poder disfrutar de de PS4 como mínimo dos años más (hasta 2023), y puede que incluso aún se vendan más consolas, que aprovecharán para no bajarles el precio puesto que son las únicas que hay a la venta (igual que las tarjetas gráficas de PC de hace 2-3 años, que incluso han subido de precio). Para los usuarios de PS5 no es tan bueno, porque aunque sí que van a poder jugar con juego cruzado y van a tener mejoras técnicas, estas no van a ser tan significativas hasta que pasen al menos estos dos o tres años. Algunos de los juegos sí que van a ser exclusivos, como Demon's Souls, Returnal o el próximo Ratchet & Clank, y veremos algunos más durante los próximos dos años. Aún así, da la sensación de que esta decisión viene condicionada por la situación actual (los motivos de antes), y que además han hecho retrasar algunos de los lanzamientos que estaban previstos para 2021. Dudaba de God of War Ragnarok, pero sí que pensaba que un Gran Turismo 7 podría aparecer a finales de año, y aún está por ver si Horizon: Forbidden West sale en 2021, ya que cuya salida también está en el aire y puede que se retrase hasta principios de 2022.

Como caso personal, diría que actualmente estoy jugando al primer Horizon en PS5, disfrutando de su calidad gráfica, sus 4K aunque no corra a 60 FPS que podría pero para el que sus desarrolladores no han lanzado el deseado parche a pesar de que hace poco hicieron la versión para PC que puede correr a eso y a mucho más. Estoy disfrutando de este juego, de su historia, sus opciones, sus mecánicas, y también su calidad gráfica a pesar de no ser un juego de PS5. Sin embargo, también pienso que me gustaría jugar a algo más optimizado para esta consola, de la misma forma que hace poco me quejaba por la enorme falta de optimización que los juegos en PS5 o Xbox Series tenían, con burdos parches para ponerlos a 4K o 60 FPS, una de las dos pero no las dos, en juegos que ordenadores poco potentes hacen correr con relativa facilidad a mucha resolución y frames. Esto no quiere decir que no vaya a disfrutar de estos juegos, pero sí que me gustaría que estuviesen más optimizados, y mucho me temo que lo mismo ocurrirá con todos estos de Sony, a los que a buen seguro que veremos lo mismo que ocurre cuando tienes un PC de pocos euros y te compras una gráfica mucho más potente. Es mejor, sí, pero no todo lo que podría ser.
Sé el primero en dar tu opinión
Este artículo aún no tiene comentarios
Juego relacionado con: God of War Ragnarok