Musashi: Samurai Legend - PS2

Musashi: Samurai Legend

Juego para PlayStation2
Análisis crítico de Musashi: Samurai Legend, un juego excelente de Toques de Rol de SquareEnix. Por José Carlos Fernández Jurado, auténtico experto en videojuegos

    Samurai Legend: Musashi ? Análisis para PlayStaion 2

    por el Clasificación global: #742 Clasificación en PlayStation2: #48Juego de Toques de Rol Juego recomendado para mayores de 12 años
  • Introducción
    Tenemos que remontarnos a finales de 1998 para encontrar un lanzamiento de Square que brillaba con luz propia: Brave Fencer: Musashi .

    Lejos de los espectaculares RPGs por turnos que seguirían la estela de FFVII , Square se encontraba ?experimentando? nuevas vueltas de tuerca para el género, como Parasite Eve . Y meses antes de la salida de FF VIII , sorprendió a propios y extraños con este título.

    Brave Fencer Musashi fue un action-rpg cuya principal seña de identidad era el sentido del humor que destilaba el juego, amén de un sistema de combate divertido y lleno de posibilidades. Muy resumido, el guión era un despropósito: un reino se encuentra en peligro, y la princesa invoca a un guerrero legendario: Musashi (Miyamoto, el más famoso samurái japonés). Pero cuando este llega el pueblo se encuentra con un chavalín bajito y cabezón, con un extrañísimo corte de pelo y una lengua desatada, que lo único que quiere es volver al combate que ha dejado pendiente con Kojiro (Sasaki).

    Su especial sentido del humor, que lo apartaba de los RPGs ?clásicos?, así como cierta dejadez gráfica (el juego estaba íntegramente en 3D) le valieron notas dispares entre la prensa especializada, aunque para la mayoría de jugadores se convirtió en una bocanada de aire fresco. Y es que el juego tenía bazas indiscutibles, como una sólida banda sonora, la posibilidad de ?quitarles? habilidades a los enemigos y utilizarlas nosotros, un original pueblo con sistema de tiempo ?real?? hasta la posibilidad de coleccionar figuras articuladas de los propios personajes del juego.

    7 años después, Square Enix intenta rescatar la saga y nos presenta una nueva historia con un corte calcado al clásico de PSX ¿Superará el nuevo al original?
  • Entretenimiento y duración
    8
    20 horas no es demasiado (y más ante la linealidad del juego). Menos mal que hay algunos extras que añaden horas y recompensas.
    Llevar a cabo la salvación de un mundo es más fácil de lo que puede parecer en un primer momento, y más si eres un samurái legendario. Unas 20 horas dan de sobra para rescatar a los 5 oráculos, encontrar las 5 espadas legendarias y vencer al malo final .

    Afortunadamente, a la historia principal se le han añadido algunas ?sidequest? o búsquedas paralelas que nos permitirán sumar más horas de juego. Eso sí, tenemos que andar atentos, porque algunas sólo aparecen en determinados momentos, y si pasamos de capítulo no podremos repetirlas. Es una pena que sean tan pocas, porque hubiera ayudado mucho al juego algo más de libertad en su desarrollo.

    Y hablando de extras, para conseguir el 100% del juego tendremos que:

    - Rescatar a todos los habitantes del pueblo, secuestrados por los enemigos . Se encuentran dispersos por las distintas fases y encerrados en bolas azules. Encontrarlos tiene doble recompensa; por una parte, irán abriendo nuevas tiendas en el pueblo, en las que podremos conseguir más y mejores ítems o nuevos servicios, y si los rescatamos a todos accederemos al menú de músicas del juego. Si perdemos a algunos una amable adivina nos dirá dónde están, siempre a cambio de una generosa ?contribución?.

    - Conseguir todos los cofres donde se esconda ?metal mágico?, necesario para reforjar la katana de Musashi. Son 20 trozos y 4 reforjados.

    - Forjar distintos elementos defensivos y ofensivos, con el metal que encontraremos en los cofres. Así conseguiremos la mejor armadura del juego, y ciertos objetos que, dados a la persona adecuada, se convertirán en recompensas?

    - Conseguir los holo-cromos de todos los personajes del juego . Lamentablemente no se pueden cambiar con la gente del pueblo, pero si nos valen para negociar con su vendedor, ya que irán subiendo o bajando de precio según la popularidad del personaje. Y atentos, porque algunos se agotan?

    - Luchar en la arena de duelos . Nos permite luchar contra todos los monstruos finales, aunque con nuestra creciente fuerza acaba siendo un paseo. También aparecen combinaciones de enemigos normales para luchar contrarreloj, incluso un rival nunca visto? Y hay suculentas recompensas por completar cada reto.

    Como añadido (aunque no demasiado acertado) se han intercalado un par de fases en las que el valiente samurái va en moto/tren/vehículo aéreo, con una ruta fija y esquivando ataques mientras da cuenta de los enemigos. No están especialmente bien conseguidas, pero ayudan a romper con la monotonía de fase-exploración-fase, y podemos repetirlas las veces que queramos, consiguiendo recompensas por una buena actuación.

    Sumando todo esto y el conseguir robar todas las habilidades a los distintos personajes, se superan fácilmente las 25 horas. Además, una vez completada la aventura se añade un ?game-plus? con mayor dificultad y en el que mantendremos los cromos conseguidos (ideal para conseguirlos todos).
  • Control y opciones de juego
    9
    Lo mejor del juego, un sistema adictivo e intuitivo que hace el juego muy jugable. Sólo falla el aprendizaje de nuevos golpes.
    Musashi , nuestro samurái protagonista, es todavía un aprendiz cuando llega al mundo desde el que es invocado (y así nos lo muestra nuestro status), con lo que tendremos que hacer un completo ?cursillo de entrenamiento? a modo de tutorial para aprender a manejarlo.

    Nuestro héroe lleva un par de espadas, una katana, que se convertirá instantáneamente en nuestra mejor opción de lucha por su velocidad y versatilidad a la hora de hacer combos, y un remo, contundente pero muy lento y no combinable. Para compensar esta carencia, tiene un ataque especial devastador. A lo largo de la aventura, Musashi irá aprendiendo nuevos combos para hacer con su arma principal y encontrará 5 espadas legendarias que se manejan como el remo, contanto cada una con un poder especial .
    Lo más novedoso del asunto es que no aprenderemos los ataques subiendo de nivel o encontrando determinados objetos, sino observando los ataques de enemigos y aliados . Musashi tiene un botón para ?enfocar? toda su atención en un enemigo (al estilo Z-Target de Zelda), junto a una barra de enfoque. Si llenamos esa barra y el enemigo ejecuta un ataque que Musashi pueda aprender, saldrá una exclamación para avisarnos, y si somos rápidos, el samurái aprenderá esa técnica. Además, no todas serán de ataque / combos, también las hay que subirán la defensa del personaje o lo harán temporalmente invulnerable.

    El problema que encontramos en el método es que tendremos que dejarnos pegar demasiadas veces antes de pillar el tiempo exacto y que el enemigo ejecute el ataque oportuno (sobre todo al principio, antes de ?dominar? la técnica), y que aprendiendo estas técnicas perderemos demasiada energía.
    Eso sí, una vez aprendidas no las perderemos al aprender otras (como pasaba en la precuela) que nos harán la vida mucho más fácil, y la mayoría se ejecutan sólo pulsando un botón

    Al tiempo que exploramos, el samurái también encontrará ciertos ítems especiales que le permitirán aprender nuevas habilidades, como el doble salto, trepar o andar por el agua, lo que va abriendo nuevos caminos en las fases ya visitadas.

    Otro de los añadidos es la posibilidad de luchar con alguien en brazos. Parece una tontería, pero Musashi tiene que rescatar a varias damiselas en apuros y llevarlas en brazos hasta un sitio seguro, por lo que ahora tiene nuevos ataques para protegerlas; uno fuerte y directo y otro circular que ejecuta lanzando previamente a la chica al aire. Lamentablemente no pasa nada especial si la chica se cae varias veces o nos golpean, por lo que básicamente queda en una curiosidad jugable.

    Por otra parte, el sistema de cámaras es bastante acertado, y no tendremos demasiado problema para hacernos con el control del personaje; incluso luchar contra varios enemigos suele ser relativamente sencillo sin tener que usar continuamente el botón para centrar los ataques. Eso sí, el juego tienen un botón para centrar la cámara a nuestra espalda, algo que agradeceremos en ciertas zonas en las que el juego parece más un plataformas que un RPG.
  • Creatividad e innovación
    9
    El mismo juego de PSX, pero con un enfoque muy distinto, más serio y heroico. Diseños imaginativos y detalles de mucha calidad.
    Antes que nada, hay que aclarar que no nos encontramos ante una ?secuela?, sino más bien ante un nuevo enfoque para el juego de PS1.

    La historia en sí es básicamente un calco de la anterior; el famoso samurái japonés Musashi es llamado a otro mundo para ayudar a salvarlo. Se repite el rescate de los habitantes del pueblo, la búsqueda de las espadas legendarias y el secuestro de la princesa?

    Lamentablemente, en esta entrega no se ha sabido recrear el estupendo sentido del humor del otro juego, con lo que el juego queda enfocado de una forma más seria, y el humor está mucho más dosificado, dejándolo en manos de terceros personajes.
    Y eso es otro cambio; en este juego, los personajes secundarios tienen mucho más protagonismo (especialmente los 5 oráculos y la princesa), y resultan mucho más interesantes. Cada una de las chicas tiene sus señas de identidad, su carácter, su propia historia?

    Lo que no perdonamos es el papel que juega aquí el más famoso rival de Musashi, Kojiro , que aquí aparece como Ganryu (su pseudónimo), y que no tiene ni una pizca del carisma que tenía en el otro juego. Muy triste, la verdad (además de contradictorio con la historia del samurái).

    La estética del juego también ha cambiado; si en la otra entrega nos encontrábamos con un mundo medieval europeo (con castillos y soldados), ahora el pueblo que nos invoca vive a lomos de una ballena gigante voladora, y todo tiene un aspecto más fantástico. Esto también sirve para introducir un sistema de fases lineal, ya que ahora no nos iremos a distintas áreas de forma natural, (al estilo Zelda), sino que tendremos que elegir a que fase iremos, aunque luego allí si podremos explorar libremente.

    El sistema de fases contribuye a que el juego sea bastante lineal (y más para un RPG), teniendo claro en cada momento qué o adónde debemos dirigirnos. Y si perdiésemos el hilo, el juego nos deja claro (con una estrella en el mapa) cuál es el siguiente punto al que debemos dirigirnos? Lo que demuestra que sobre el action-rpg, se ha preferido un enfoque totalmente arcade para el juego . Sí, hay elementos claros de RPG, como los niveles, el equipamiento, el repartir puntos para mejorar nuestras características? Pero el juego se queda a mitad de camino (algo parecido a lo que le pasaba a su antecesor).

    Para finalizar, y como dato curioso, al subir de nivel, además de elegir qué aspectos queremos potenciar, iremos cambiando de título, desde ?novato? a ?samurái legendario?. Una pena que eso no influya directamente en ningún aspecto del juego (como los precios, o el trato de la gente).
  • Gráficos, sonidos, IA
    6
    Un engine forzado, repeticiones de enemigos y escenarios, 50 Hz y un traductor demasiado imaginativo. Sólo ciertos aspectos (como la BSO) lo salvan del suspenso.
    Sólo se nos ocurren 2 explicaciones coherentes para este apartado: que en Square Enix se equivocaron de plataforma o de programadores.

    Gráficamente, Musashi es un pequeño espectáculo del cell-shading, que respira mimo y buen hacer, originalidad de diseños y de escenarios? . Efectos de luz, agua moviéndose, lava (y distorsión por el calor)? Los enemigos finales son espectaculares y gigantescos, normalmente. Y las animaciones del personaje principal son estupendas, y realmente variadas.

    Pero claro, la potencia de la PS2 no da para tantos lujos, y el juego lo paga con creces, con un framerate pobre que no supera los 30 FPS en ningún momento, pero que tampoco consigue estabilidad en cuanto las cosas se complican un poco.
    Además, en un alarde de optimismo, los programadores decidieron minimizar las cargas y crear escenarios muy grandes? Por lo que basta subirse a algún punto alto y ver petardear el engine?

    Para aumentar más los problemas, normalmente luchamos contra muchos enemigos a la vez, por lo que no queda más remedio que echar mano del viejo truco de ?enemigos idénticos?. Así, los ninjabots y los robots de asalto se repiten por decenas en cada misión. Esto es ? hasta cierto punto ? comprensible? Lo que no podemos perdonar es como se reutilizan los mismos personajes, cambiados de color, para cada una de las fases . Encontramos a los mismos ninjas misión tras misión con un simple cambio de color (aunque afortunadamente, también cambian sus patrones de ataque), y a los robots les pasa lo mismo: otro color = más resistencia y mayor daño al atacar.
    Afortunadamente al elenco de ?fijos? también se van añadiendo nuevos enemigos específicos para cada zona.
    Como detalle muy de agradecer, decir que los enemigos reaccionan de distinta forma ante cada uno de los ataques/combos especiales de Musashi, siendo cortados en rodajas, en estrella, a cuadritos, perforados? Es todo un placer ver cada una de sus formas de morir.

    Y para terminar con ?viva el reciclaje?, el juego nos obliga a volver una y otra vez a los 5 mundos principales (bosque, montaña, mina, jungla y templo) una y otra vez, con distintas misiones. Normalmente esto incluye ver una pequeña área nueva, pero en general se convierte en el fallo más imperdonable del juego , y una muestra de la dejadez del equipo técnico.

    En el apartado sonoro encontramos pequeñas joyas (como la intro, del estudio Gainax) que brillan con luz propia. Hay momentos realmente estupendos, pero se pueden contar con los dedos de una mano. Y es que aunque muy notable, la BSO no consigue competir con la del juego de PSX, cuyo tema principal podría tararear ahora mismo.
    musashianalisisint05.jpg
    Las voces, en inglés, son un trabajo algo mediocre, pero ayudan a ambientar los momentos más dramáticos del juego, ya que las conversaciones son constantes. Lo mejor, la voz del protagonista y los FX de ataques.

    Por último, y como nota curiosa, comentar que la traducción es, posiblemente, la más libre que hemos visto en esta generación . No sabemos si es que se ha hecho a partir del japonés, pero lo cierto es que las voces americanas y la traducción española no se corresponden (exactamente) en la mayor parte del juego. Y no es que estemos ante una mala traducción (porque más o menos sigue el guión del juego), pero sí ante un traductor excesivamente imaginativo.
Conclusión
Para fans de los action-rpg, que sabrán perdonarle sus patinazos (principalmente técnicos).
Pese a su puntuación, ?Samurai Legend: Musashi? es posiblemente, la mejor opción de los Action RPG disponible en nuestro país detrás de ?Kingdom Hearts?. Sus problemas técnicos (que posiblemente se hubieran subsanado desarrollando el juego en otra máquina) no repercuten en su jugabilidad. Y si es cierto que es bastante lineal en su desarrollo, también tiene una historia clara y definida, con sorpresas pero sin demasiadas vueltas innecesarias. Eso sí, los amantes de ?Brave Fencer: Musashi? tendrán que cambiar el chip, porque la apuesta de este juego va por un camino totalmente paralelo, ni mejor ni peor, pero sí muy distinto.
Puntúa este juego
110 votos en total
Tu nota:
3.71
Datos de Musashi: Samurai Legend
  • Juego conocido como
    Musashiden II: Blademaster
  • Fecha de lanzamiento
    en España el 09 de Septiembre de 2005 (para PlayStation2)
  • Comprar Musashi: Samurai Legend
    Precio de Musashi: Samurai Legend para PS2
    Compara los precios de Musashi: Samurai Legend para todas consolas y PC. Apoya a Ultimagame comprando Musashi: Samurai Legend a través de los siguientes enlaces y obtén los mejores precios y descuentos