Outriders - PC, PS4, One, Xbox SX, PS5 y  Stadia

Outriders

Juego para PC, PlayStation 4, Xbox One, Xbox Series X, PlayStation 5 y Google Stadia
Análisis crítico de Outriders, un juego llamativo de Disparos en tercera persona (Shooter) de People Can Fly. Por José M. Martínez, auténtico experto en videojuegos

    Análisis Outriders - Aunque divertido, le falta una nueva pensada a algunas de sus mecánicas

    Análisis Outriders - Aunque divertido, le falta una nueva pensada a algunas de sus mecánicas
    por el Clasificación global: #1239 Clasificación en PlayStation 4: #344 Clasificación en Google Stadia: #17 Clasificación en Xbox One: #243 Clasificación en Xbox Series X: #22 Clasificación en PC: #396 Clasificación en PlayStation 5: #27Juego de Disparos en tercera persona (Shooter) Juego recomendado para mayores de 18 años
  • Entretenimiento y duración
    7
    Outriders es un juego divertido que sigue muy de cerca tanto las mecánicas como los conceptos de juegos similares. Si habéis jugado a otros similares como Warface, Destiny o Anthem por nombrar algunos, sabéis que lo más divertido de estos juegos es ir creando a un súper-personaje en base a esos looteos (saqueos de botín) que los enemigos sueltan a medida que nos los vamos cargando, por lo que siempre que encontramos un enfrentamiento queremos intentarlo en la mayor dificultad posible para que el el botín sea el mejor. Eso lo hace muy adictivo, pero también lo hace repetitivo en muchos aspectos. Cuando juegas a juegos como The Division (especialmente la segunda parte), vemos que todo lo que tenemos que hacer es lo mismo, esto es, llegar a una zona donde hay puntos de cobertura y que nos hace saber que ahí hay un enfrentamiento contra enemigos, lo que efectivamente ocurre hasta acabar con ellos, recoger el botón de la pelea y avanzar un poquito hasta encontrar otra zona de enfrentamiento. Le pasa lo mismo al juego que inició toda esta mecánica como es Gears of War. No hay ninguno que tenga puntos débiles, ni mecánicas diferentes de esas que nos hacen averiguar una forma nueva de acabar con ellos, ni ninguna clase de estrategia más allá de que algunos son más fuertes que otros, lo que hace el juego a veces repetitivo.
    Lo que sí tiene que lo hace diferente está en su sistema de dificultad dinámico y el uso de las habilidades que no tienen juegos como Gears of War por ejemplo, y de ahí que tenga algo que también es diferente. El problema es que ambas mecánicas, aún siendo originales y funcionando en ocasiones, no lo hacen siempre y depende mucho de la clase de personajes que escojas y si juegas o no con otros jugadores. Y es que, como digo, las clases están muy descompensadas y están diseñadas para ser usadas por equipos de jugadores que se apoyen entre ellos, y si juegas en solitario el juego pierde mucho haciéndose más aburrido. Eso sí; aunque juegues en equipo, estas mecánicas tan repetitivas y el hecho de que no haya nada más que hacer salvo llegar a la nueva zona de enfrentamiento y acabar con los enemigos siempre de la misma forma le hacen perder todo lo conseguido con la novedad de las primeras horas.

    En cuanto a su duración, aquí sí que podríamos decir que le gana de mano a la mayoría de juegos de corte similar, aunque no cuenta con modos multijugador competitivo. En mi partida fueron cerca de 40 horas, y una vez finalizado se activan las Expediciones, un modo horda en diferentes mapas que puede ser jugado en solitario (no es recomendable por su dificultad) o en coop para tres jugadores, y que además se desarrolla en mapas diferentes que los de la campaña. De esta forma, la duración la puedes decidir tú, ya que el sistema de dificultad dinámico te permite escoger el nivel de desafío tanto del juego como del modo Expedición. La historia no es especialmente atrayente tampoco, por lo que no merece la pena prestarle demasiada atención ya que es una excusa para recurrir al simple viaje de las diferentes zonas del juego, por lo que tampoco es demasiado rejugable.
  • Control y opciones de juego
    7
    Cal y arena en las mecánicas de juego. Para definirlas de forma sencilla, decir que además de ser un looter-shooter de esos de arrasar con todo bicho viviente para recoger su equipamiento y equiparlo, cuenta con las mecánicas de Gears of War, pero no se juega como un Gears, lo que puede suponer su mayor virtud así como su mayor problema. Existen los típicos puntos de cobertura al que llegamos siempre que hay un enfrentamiento, pero no está diseñado para que los usemos (y, entonces, ¿por qué están?) Las habilidades de nuestros personajes son las encargadas de darnos potenciadores y curación pero no de forma directa sino cuando inflige daño al enemigo, por lo que tanto para curarse como para hacer más daño lo ideal es ir a saco contra los enemigos usando las habilidades de clase, y cubrirnos solo cuando estas se están recargando. Suena tan original como es, pero no funciona en la mitad de las ocasiones.

    Por ejemplo, el Piromante es un personaje casi de apoyo a media distancia, por lo que no cuenta con demasiadas opciones ni de hacer daño ni de curarse, así que si va a saco contra los enemigos va a acabar el mismo hecho cenizas en muchas ocasiones, especialmente en los niveles más elevados de dificultad. Sin embargo, el destructor sí que está pensado para ir a saco contra los enemigos por lo que sí que cuenta con curación y protección extra. De esta forma vemos que el juego está diseñado específicamente para ir en cooperativo, y si jugamos en solitario vamos a tener algunos problemas, especialmente en algunos enfrentamientos contra los enemigos más duros. El otro grave problema del juego también es algo bastante original en sus mecánicas como es su nivel de dificultad dinámico, y que podría definirse como algo parecido al visto en juegos como Diablo III, aunque podemos controlarlo a mano en cualquier momento.

    Esto quiere decir que el nivel irá creciendo conforme acabamos con los enemigos, y con cada uno de estos enfrentamientos de zonas subirá aproximadamente entre un 10% y un 15%, así hasta llegar al final de la barra (situada arriba de la pantalla), que subirá automáticamente al siguiente nivel. A más nivel, mejor looteo. Lógico. Sin embargo, cuando un enemigo nos mata el nivel baja entre un 20% y un 30%, lo que no tiene ningún sentido porque cuando morimos no es porque el juego sea difícil, sino porque algún enemigo es demasiado duro y nos va a matar más de una vez, el mismo concretamente, y con lo difícil que es subir de nivel baja de golpe muy rápidamente. Si contamos con otros jugadores en coop se soluciona fácil porque no suele haber demasiados problemas, y si jugamos en solitario podemos recurrir a bajar el nivel de dificultad todo lo que queramos, sortear a dicho enemigo, y volver a subirlo cuando nos plazca, porque no hay ningún tipo de penalización al respecto. El resultado es que esta mecánica tampoco funciona por estar pensada para ser jugada en cooperativo, y aunque no tengas porque bajarla o subirla manualmente, el que te de la opción solo hace que la utilices para terminarte el juego perdiendo el interés en el mismo. De esta forma, además de la dificultad dinámica, tampoco funcionan los enfrentamientos contra los enemigos por no ser siempre iguales, ni tampoco el sistema de clases por estar mal compensadas.
  • Creatividad e innovación
    7
    Como decimos en el sistema de control, Outriders cuenta con algunas mecánicas realmente originales que funcionan a media, y por eso no podemos considerarlo como un juego innovador. Como sabéis los que nos leéis, un juego es muy original y/o innovador cuando cuenta con mecánicas, formas de contar la historia o algún otro elemento que no se haya visto antes, funcione y que incluso otras compañías se planteen en utilizarlo a partir de ahora. Outriders no va a pasar a la historia por esto, puesto que el uso de sus clases es muy ortodoxo en la mayoría de sus elementos excepto en el hecho de que el daño al enemigo sea lo que te cura. Como hemos comentado, esto funciona solo en parte, puesto que las clases de personajes que están diseñadas para jugar a distancia lo tienen muy crudo porque sus habilidades no curan lo suficiente con el daño que hacemos, y con los enemigos más poderosos te vas a ver abocado a muertes seguras en más de una ocasión.

    El nivel de dificultad sí que nos gusta, pero también inclumple un principio que hemos mencionado en muchísimas ocasiones y que debería desaparecer en la inmensa mayoría de los videojuegos como es el de que el jugador es quien tiene que hacer el juego divertido. El nivel varía automáticamente, y podemos cambiarlo para que sea manual. Si lo dejamos automático va subiendo y bajando conforme matamos enemigos y nos matan a nosotros respectivamente, pero haciéndolo de forma muy descompensada. Con cada enemigo muerto sube entre un 1% y un 3% aproximadamente dependiendo de su dificultad, y cada vez que nos matan baja entre un 15% y un 25%. Esto quiere decir que si se nos atraviesa un enemigo y morimos un par de veces perdemos todo el progreso que hayamos hecho en la última hora, literalmente, con la consiguiente frustración. Además lo que os decíamos antes. Si llegamos a una zona con un enemigo difícil podemos ponerlo manual al nivel 1 de dificultad (para mancos), matarlo, y volver a subirlo al nivel que tengamos para seguir el progreso, lo que hace que pierda todo el interés. Se podría pensar que si hacemos eso es que no queremos jugar o no lo estamos haciendo bien, pero es justo lo que os decíamos de que somos nosotros quienes debemos hacerlo divertido, eligiendo el nivel según si jugamos solos o en cooperativo, si el enemigo es normal o uno de los finales de fase, o la clase de nuestro personaje.

    En realidad, mirado en su conjunto, Outriders debería ser considerado como un juego más o menos original, porque como decimos, no funcionan algunos de sus sistemas la mitad de las veces, lo que significa que sí que funcionan la otra mitad. Es un Gears mezclado con Anthem al que recuerda muchísimo en su apartado artístico y huds, con un sistema de looteo que sin estar mal podría haberse mejorado, un buen sistema de dificultad que si lo dejamos automático funciona en la mayoría de las ocasiones, y un sistema de clases al que también habría que haberle dado otra pensada en muchos aspectos, como más puntos para asignar a las habilidades o que las clases estuviesen más compensadas entre sí. Estamos convencidos de que una vez que descubrieron algunos de estos problemas ya era demasiado tarde para solucionarlos, y que si hay una secuela veremos más ideas originales y algunas de las actuales mejor implementadas.
  • Gráficos, sonidos, IA
    7
    Hemos analizado la versión de PS5, y la verdad que sin ser un mal juego le hemos visto los mismos fallos que muchos de los juegos de nueva generación tienen. Básicamente, es un juego de PS4 a 4K y 60 FPS con las cargas más rápidas, lo que significa que no está optimizado para nada, ni tiene más nivel de detalle, ni se le han añadido algunos de los efectos tan de moda hoy en día en las tarjetas gráficas de última generación (que, dicho sea de paso, tampoco tienen en PC). No parece un juego antiguo como hemos leído por ahí, ya que los escenarios están repletos de detallitos e, incluso, algunas partes dinámicas que se rompen, se queman, o se parten según les pasen cosas, lo que está muy bien. Mención especial a suespectacular apartado artístico en el que sí que parecen haber echado el resto y donde sus creativos han hecho una auténtica obra de arte en crear un universo rico en matices y que da para muchísimo más que un solo juego.

    A nivel sonoro tampoco está mal, con una mención especial al doblaje al español del juego y que ayuda bastante a la inmersión del jugador en todo momento por no tener que estar leyendo letreritos como en tantos otros juegos traducidos pero no doblados (siempre que no te defiendas demasiado bien en inglés, claro). La música no está mal, pero sí que le echamos en falta algo más de variedad, puesto que a medida que vamos llegando al final se empiezan a repetir demasiado algunas melodías que, incluso, te llegan a sacar del juego por extraño que parezca, ya que en medio de un enfrentamiento o una historia escuchar la melodía de los créditos te hace pensar que te acabas de encontrar con un bug y te va a tirar de la partida.

    Y, de hecho, hemos querido dejar este último apartado a los bugs del juego que sin llegar al nivel de Cyberpunk 2077, un mes después de su lanzamiento siguen siendo demasiados. Partidas online con un lag desmesurado, minutos de espera antes de poder comenzar a jugar (repito que sigue pasando un mes después de su lanzamiento), bugs que te tiran del juego y te sacan al panel inicial de la consola,... La lista sigue siendo demasiado extensa para un juego con este precio después de tanto tiempo después, y eso que incluso se ha retrasado en dos ocasiones de su fecha de lanzamiento. Y la culpa la seguimos teniendo los usuarios que perdonamos con demasiada asiduidad este tipo de problemas comprando millones de unidades de un juego por culpa del hype haciendo ver a estas compañías que no hay problemas en vendernos un juego sin terminar. Afortunadamente no se vuelve injugable, pero sí que te tira de las partidas, tienes lag, o no te encuentra partidas con el matchmaking del juego que, dicho sea de paso, debería también mejorarse en próximos parches y mucho.
Conclusión
Outriders es el nuevo juego de los creadores de Bulletstorm o Gears of War Judgement, que puede considerarse como una mezcla de otros juegos ya conocidos como Anthem, Warface y el propio Gears por ejemplo, y esta sería una buena pero incompleta definición de lo que nos vamos a encontrar. Hay muchos más elementos que hacen de este shooter-looter algo diferente, divertido y bien realizado en muchos puntos, aunque también cuenta con otros que si bien no son malos vuelve a caer en algunos de los fallos más comunes de otros juegos de corte similar. A destacar unas interesantes y originalísimas mecánicas como la que nos incentiva a atacar a los enemigos directamente en lugar de intentar cubrirse o esquivarlos, y un sistema de dificultad dinámico que podemos cambiar a mano para los enfrentamientos más complicados o dejarlo automático si queremos un buen desafío.

Como digo, no está exento de problemas, ya que las clases de personajes y ese original sistema de curación solo funcionan en la mitad de los casos, teniendo un juego que se tiene que jugar de forma diferente a como ha sido diseñado si eres uno de estos perfiles (piromante, por ejemplo), o incluso viéndote forzado a jugar en cooperativo cuando a lo mejor quieres jugar en solitario. En ocasiones no podrás hacerlo y tendrás que buscar partidas con un sistema que tampoco se ha trabajado demasiado bien, ya que solo las busca de forma aleatoria, entrando en partidas de muy poco nivel o de demasiado, y en fases que igual no nos interesan para nada. El resumen es que Outriders es un juego divertido que se deja jugar y que engancha como otros shooter-looters similares, más si tienes amigos con los que hacerlo, pero al que quizás le ha fallado esos conceptos tan originales a los que una nueva pensada les hubiese venido de perlas.
Puntúa este juego
1 votos en total
Tu nota:
7.5
Datos de Outriders
  • Nombre
  • Compańía
    People Can Fly
  • Género
    - Disparos en tercera persona (Shooter)
    - Online
  • Opciones
    - Juego competitivo: No tiene multijugador competitivo
    - Ambientación: Ciencia ficción
    - Juego cooperativo: Modo adicional para 3 jugadores online
    - Otros detalles: Dificultad ajustable
    - Todos los jugadores: Estilo artístico excepcional
    - Opciones de juego: Juego con protagonista chica o permite crearla
  • Fecha de lanzamiento
    en España el 01 de Abril de 2021 (para PC, PlayStation 4, Xbox One, Xbox Series X, PlayStation 5 y Google Stadia)
  • Comprar Outriders
    Precio de Outriders para PC, PS4, One, Xbox SX, PS5 y Stadia
    Compara los precios de Outriders para todas consolas y PC. Apoya a Ultimagame comprando Outriders a través de los siguientes enlaces y obtén los mejores precios y descuentos
    Vídeos
    Inon Zur, compositor de la banda sonora
    Vídeo de Inon Zur, compositor de la banda sonora
    Escucha algunos temas mientras el propio Inon Zur nos cuenta más sobre el proceso de creación